­

Buscar en la Phytohemeroteca

Comprar revista Phytoma 288 - ABRIL 2017

Campaña informativa sobre Xylella fastidiosa en la Comunidad Valenciana: “El principal vector de la Xylella fastidiosa somos nosotros”

INFORMACIÓN GENERAL
288
ABRIL 2017

La Comunidad Valenciana ha identificado en la región ejemplares de Philaneas spumarius, el vector de la Xylella fastidiosa en Italia. Sin embargo, su presencia es insignificante y se reduce a 11 y 15 capturas en 2015 y 2016 respectivamente, a lo largo de la vasta red de 30.000 cromotrampas ditribuidas en áreas de cítricos. Todos los análisis de contaminación por Xylella en estos chupópteros han resultado negativos, como también los practicados en el centenar de cicadélidos y cercópidos de variedades sospechas de transmitir el patógeno, que han caído en las mismas trampas.

del vector con las áreas de olivo, donde su presencia se intuye más abundante, como han mostrado aficionados a la entomología con fotografías recientes en la web www.biodiversidadvirtual.com. En este contexto, la introducción de la bacteria por acción del hombre a través de material vegetal importado de zonas contaminadas continúa apareciendo como el principal riesgo para el salto del patógeno a la península, como se manifestó el pasado 2 de marzo en unas jornadas informativas sobre Xylella fastidiosa para agricultores organizadas por la Unió de Llauradors en Vallada (Valencia). Los datos anteriormente mencionados fueron proporcionados en este encuentro por el entomólogo de la Universitat Politècnica de València (UPV) Ferran Garcia Marí y el jefe del departamento de Sanidad Vegetal de la Generalitat Valenciana (GV), Vicente Dalmau.

NORMA UNE-EN ISO 16122-2:2015. Maquinaria Agrícola y forestal. Inspección de pulverizadores en uso. Parte 2 Requisitos y métodos de verificación más adecuados para realizar la inspección de los pulverizadores de barras

ANSEMAT EN NORMA
288
ABRIL 2017
EMILIO ALLUÉ

La norma UNE-EN ISO 16122-2:2015, de título ‘Maquinaria Agrícola y forestal. Inspección de pulverizadores en uso. Parte 2: Pulverizadores de barras horizontales’, es la norma oficial, armonizada, en español, de la norma europea EN ISO 16122-2:2015 que adopta la norma internacional ISO 16122-2:2015, a las cuales tiene idéntica equivalencia. Se trata de la norma que anula y sustituye a la UNE-EN 13790-1:2004.

Como indica el título, la parte 2 de la norma UNE-EN ISO 16122 establece los requisitos y métodos de ensayo para la inspección de pulverizadores de barras horizontales en uso. E

sta norma debe leerse conjuntamente con la norma UNE-EN ISO 16122-1:2015 que trata de los aspectos generales de las inspecciones de los pulverizadores en uso. Esta parte 2 de la norma UNE-EN ISO 16122 indica los principales motivos por los que se deben realizar las inspecciones de equipos de aplicación de productos fitosanitarios en uso, como son:

- Menor riesgo potencial de contaminación ambiental por los productos fitosanitarios.

- Buen control de la plaga mediante la aplicación mínima posible de productos fitosanitarios.

- Tiene en cuenta los riesgos asociados

Por el campo... El mosquito que trasporta la Xylella

OPINIÓN
288
ABRIL 2017
JOSÉ DEL MORAL DE LA VEGA

Los olivareros españoles están muy preocupados con la bacteria Xylella fastidiosa transmitida por Phylaenus spumarius, un insecto que vive en las arvenses próximas a las plantaciones de olivos, por lo que las coberturas herbáceas, tan beneficiosas contra la erosión y tan favorecedoras de la fauna auxiliar, podrían convertirse en un criadero del insecto vector de la bacteria. Phylaenus spumarius es un hemíptero similar a las especies que los agricultores denominan genéricamente ‘mosquitos verdes’. Para alimentarse, el parásito clava su pico en los órganos verdes del vegetal hasta el xilema. En esa operación, si la planta está infectada por la bacteria Xylella fastidiosa, el insecto se contagia y, a partir de ese momento, la inoculará cada vez que clave su pico en otra planta susceptible y sana. En algunas enfermedades de vegetales transmitidas por insectos existe una estrecha relación entre el patógeno, el vector y la especie vegetal; pero, en este caso, esa relación es amplísima, la bacteria es capaz de desarrollar la enfermedad en una gran cantidad de especies arbóreas y herbáceas, y P. spumarius puede alimentarse de muchas especies. Si a ello se añade la facilidad de esta bacteria para formar subespecies y especializar su poder patogénico, nos podemos explicar el miedo que esta enfermedad del olivo, la vid, los cítricos, etc., está provocando en los agricultores.

Leandro Antonio Peña, investigador experto en HLB. Fundación Fundecitrus (Sao Paulo, Brasil)

El vector del HLB se está diseminado sin control por Portugal y llegará en poco tiempo a los cítricos comerciales de España
288
ABRIL 2017

¿Cuánto durará la citricultura de Florida? Esta pregunta, que hace una década parecería exagerada, es hoy perfectamente pertinente tras el desastre causado por diferentes especies de la bacteria ‘Candidatus Liberibacter’ y una enfermedad de nombre tan exótico como temible: el huanglongbing (HLB) o greening de los cítricos. Pocos prestaban atención a este problema en España hasta 2014, tras la detección en Galicia de uno de los vectores de la enfermedad: la psila africana Trioza erytreae. España tiene el insecto vector, pero todavía no la bacteria. Una ventaja que sería temerario desaprovechar, como no se cansa de repetir Leandro Antonio Peña, experto en mejora genética de cítricos en la fundación brasileña Fundecitrus (Fundo de Defesa da Citricultura). Hace cuatro años este investigador cambió los laboratorios valencianos del IVIA por los de la fundación de Sao Paulo, para combatir a pie de campo la enfermedad. Hoy es una de las máximas autoridades internacionales en HLB. El Dr. Peña estuvo en marzo en España, invitado por Koppert, en unas jornadas divulgativas para productores citrícolas.

Historia de las plagas y enfermedades de la vid. Mucho más que una cuestión de Sanidad Vegetal

La Vid y el Vino (II)
288
ABRIL 2017
J. DEL MORAL DE LA VEGA

El estudio de la historia de la sanidad de la vid es mucho más que una relación de plagas y enfermedades soportadas por este cultivo a lo largo del tiempo. Ellas nos descubren el valor de la parte antrópica en la etiología de esos fenómenos y se convierten en un símbolo de las catástrofes que pueden suceder cuando el hombre interviene en la naturaleza de manera atropellada, con criterios exclusivos de interés económico. La vid se origina en el Cáucaso entre el terciario y el cuaternario.

Su cultivo se extendió por el Mediterráneo, llegó a la Península con los fenicios, y fueron los íberos, por Levante, y los tartesios, por occidente, los que cogieron el testigo de la viticultura.

Los romanos desarrollaron la agricultura en Hispania sobre tres cultivos principales: trigo, vid y olivo, de lo cual hay evidencias, no solo artísticas, en relieves y mosaicos, sino en documentos de extraordinario valor histórico –Estrabón, siglo I–. Desde entonces, y hasta ahora, podemos asegurar que este cultivo, y el vino de él derivado, ha sido el más importante económica y socialmente en España –para constatar esa importancia puede valernos la cantidad de botellas de vino que embotella cada año solo una marca de Jerez (30.000.000) – (Figura 1).

En los tratados de agronomía escritos en el siglo I por el español Columela (‘De re rustica’ y ‘De arboribus’) se recoge el cultivo de la vid y, ya desde entonces, ligada a la viticultura, tenemos noticias de sanidad vegetal –se ha podido determinar que las poblaciones de olmos de Europa sensibles a la grafiosis son clónicas de olmos importados por los romanos para el cultivo de la vid, atribuyéndose a Columela su responsabilidad directa o indirecta en esta distribución–.

Mucho tiempo después, en la obra Geopónicas, escrita por Casiano Baso, en el siglo VI, uno de sus capítulos lleva por título: ‘Sobre los cuidados que hay que darle a las viñas enfermas’. En el siglo XI, Ibn Wãfid escribe sobre la sanidad de la vid: “Cómo alejar los gusanos y los animales dañinos de los árboles y las vides”. Y en siglo XII, Ibn al-‘Awwãm, que está considerado el fundador de la Sanidad Vegetal, en su obra “Kitab al-Filaha“ describe ya los síntomas de la ‘yesca’ – Color muy rojo de las hojas desde que empieza a desarrollar los pámpanos hasta fines de septiembre–, y no solo los describe, sino que da un consejo para remediar la enfermedad que se ha empleado hasta no hace mucho: “Taladrar lo más grueso del tronco de la vid, de manera que lo atraviese e introducir una estaca de madera de encina, cubriendo con tierra entorno al pie”.

Plagas y enfermedades cuarentenarias de la vid; medidas de emergencia y planes de contingencia

La Vid y el Vino (II)
288
ABRIL 2017
J. Mª COBOS SUÁREZ

En el ámbito de la vid, las medidas de protección contra la introducción y propagación de organismos nocivos para los vegetales están contempladas en la legislación europea principalmente a través de la Directiva 2000/29 y la Decisión de Ejecución 2015/789, que establece las medidas de emergencia para la Xylella fastidiosa y es de aplicación directa. A nivel nacional, el Real Decreto 58/2005 incorpora las disposiciones de la Directiva 2000/29/CE. Así mismo, el plan de contingencia de Xylella fastidiosa sirve como instrumento de actuación para prevenir la introducción y propagación de la plaga y, en caso de que aparezca, poder actuar con rapidez y eficacia.

INTRODUCCIÓN

Las plagas y enfermedades cuarentenarias de la vid vienen recogidas en la Directiva 2000/29/CE del Consejo del 8 de mayo de 2000. La UE establece, a través de dicha regulación, una serie de medidas con el fin de evitar la introducción y propagación en la comunidad de organismos nocivos para los vegetales. La Directiva 2000/29/CE se incorpora a la legislación española mediante el Real Decreto 58/2005, el cual, a través de sus anexos, establece los organismos (Anexos I y II) y el material vegetal (Anexo III) que tienen prohibida la entrada en la UE y la circulación en el interior de la Comunidad. Así mismo, establece requisitos específicos que debe cumplir determinado material vegetal si va a ser importado o va a circular en el interior del espacio de la UE, para mitigar el riesgo de que introduzca o propague organismos nocivos (Anexo IV). Por último, enumera aquel material vegetal que debe circular en la Comunidad con Pasaporte Fitosanitario (Anexo VA), y aquel que al ser importado debe venir acompañado de un Certificado Fitosanitario (Anexo VB). En España las unidades responsables de la realización de las inspecciones fitosanitarias son los Servicios de Inspección de Sanidad Vegetal de los puntos de inspección fronterizos (en caso de importaciones de países terceros, y verificación del certificado fitosanitario) y los Servicios de Inspección de Sanidad Vegetal de las CCAA (en caso de movimiento intracomunitario y verificación de Pasaporte Fitosanitario). Para coordinar las actuaciones en materia de prospección y búsqueda de presencia de determinados organismos nocivos de importancia cuarentenaria, y establecer medidas armonizadas en caso de llevar a cabo las actuaciones para la erradicación del organismo, se establecen los Planes Nacionales de Contingencia. Actualmente hay un plan nacional de contingencia que se aplica a la vid: el Plan Nacional de Contingencia de Xylella fastidiosa.

La flavescencia dorada: estrategias de control, evolución y situación actual

La Vid y el Vino (II)
288
ABRIL 2017
G. BARRIOS

Entre las amenazas fitosanitarias más graves que actualmente tiene la agricultura española se encuentran Candidatus Liberibacter solanacearum (HLB de los cítricos), Xylella fastidiosa (muy polífaga) y la flavescencia dorada (fitoplasma que afecta a la vid). Los tres patógenos tienen en común su origen bacteriano y que necesitan un insecto vector para la transmisión de una planta enferma a otra sana. Del HLB solo hemos detectado en Galicia uno de los dos vectores, la Trioza erytreae, estando libres por ahora de la otra especie transmisora (Diaphorina citri). De Xylella fastidiosa tenemos presente un eficiente vector (Philaenus spumarius) y de la flavescencia detectamos el insecto vector (Scaphoideus titanus) en 1988 en las comarcas catalanas de la Conca de Barberà (Tarragona) y el Penedès (Barcelona) y en 2007 en Galicia.

Scaphoideus titanus tiene actualmente mayor superficie de distribución en Europa que la misma enfermedad, por lo que el peligro de expansión de la misma es real y probable. La transmisión a corta distancia de estas enfermedades se produce por los insectos vectores, pero a largas distancias es a través del material vegetal infectado. Por eso son esenciales las medidas de prevención e inspección del material vegetal en los procesos de producción, exportación e importación, con el objetivo de intentar evitar la introducción de estos parásitos de cuarentena.

Los síntomas de la flavescencia se detectaron por primera vez en 1995, en las vides de la comarca del Alt Empordà de Gerona, fronteriza con Francia, pero se confirmaron definitivamente en 1996. Presumiblemente se introdujo en los años 1993-94 por cicadelas infectadas provenientes del foco fronterizo francés de Le Bolou, muy intenso en aquella época, que llegaron ayudadas por los fuertes vientos de la tramontana.

En el mismo año 1996 se estableció una estrecha colaboración entre el Servicio de Protección de los Vegetales de Cataluña (SPV de la época), el SPV de Perpiñán y la Cámara de Agricultura del Rosellón, elaborando protocolos conjuntos que se plasmaron en un proyecto ‘Interreg’ entre las dos regiones situadas a ambos lados de la frontera. Paralelamente se publicó una Orden reguladora (3/12/96) que declaraba oficialmente presente la enfermedad y determinaba una serie de medidas de choque.

Estas medidas iban destinadas a controlar los focos e intentar su erradicación, mediante el arranque y eliminación de todas las parcelas que tuvieran más del 20% de las cepas afectadas, la eliminación de las cepas aisladas afectadas si la parcela no superaba el 20%, la obligación de arrancar las viñas abandonadas, la obligación de realizar los tratamientos que determinara el SPV contra S. titanus, siendo el primero de ellos efectuado en helicóptero a cargo de la Generalitat de Cataluña, y la intensificación de los controles en los viveros con la obligatoriedad de realizar también los tratamientos contra S. titanus. En el caso de localizar brotaciones directas de los portainjertos, especialmente en zonas donde el arranque de las cepas fuera deficiente, también se obligó a su destrucción por ser posibles portadoras del fitoplasma aunque no presenten síntomas de la enfermedad.

PIRECRIS®: nuevo bioinsecticida sin residuos para viña. Resultados con cicadelas

La Vid y el Vino (II)
288
ABRIL 2017
M. MUÑOZ USERO Y J. NÁCHER IBÁÑEZ

El aumento de las poblaciones de cicadélidos en los viñedos europeos es un hecho. Distintos organismos internacionales alertan de esta problemática desde hace años, obligando al tratamiento de las plantaciones en algunas zonas de Europa. Esta problemática es consecuencia de las picaduras de una cicadela (Scaphoideus titanus Ball.) y la transmisión de uno de los agentes patógenos más preocupantes para los viticultores, el fitoplasma de la flavescencia dorada, que vive en los vasos de floema de plantas enfermas. Dada la preocupación de los agricultores por las potenciales pérdidas económicas que suponen los viñedos afectados, Seipasa® ha desarrollado una solución: PIRECRIS®, un efectivo biopesticida a base de piretrina natural válido para incluir en sistemas de Manejo Integrado de Plagas y Enfermedades (MIP) en la lucha contra esta y otras cicadelas.

Dada la grave problemática que amenaza los viñedos europeos, Seipasa® ha desarrollado una solución biopesticida contra cicadelidos en viñedo: PIRECRIS®.

En primer lugar, hablaremos de la cicadela Scaphoideus titanus Ball, un insecto procedente de Norteamérica, donde no causa graves daños, que fue importado accidentalmente a Europa. Su distribución actual (según la EPPO) se muestra en la Figura 1.

El principal problema que produce en Europa es la introducción del agente patógeno de la flavescencia dorada en la planta: un fitoplasma. Una cepa afectada puede sufrir una gran pérdida de producción, y, si el ataque es grande y la variedad de vid sensible, puede llegar a morir, generando importantes pérdidas económicas para los agricultores. La existencia de plantas infectadas del fitoplasma y de la cicadela Scaphoideus titanus Ball, forman una unidad imprescindible para la propagación de la enfermedad, pues el fitoplasma ha de multiplicarse en la planta y en el vector, paralizándose su extensión si falta una de ellas. Aquí es donde actúa PIRECRIS®, eliminando, con elevadas eficacias certificadas, el insecto vector de la flavescencia dorada y por tanto paralizando la expansión del fitoplasma. La acción de PIRECRIS® también incluye otras especies o dianas de cicadelas como es el extendido y conocido mosquito verde o Empoasca vitis Goethe (Figura 2).

Xylella fastidiosa y la enfermedad de Pierce de la vid: ¿una amenaza para la viticultura española?

La Vid y el Vino (II)
288
ABRIL 2017
B. B. LANDA DEL CASTILLO, J. A. NAVAS CORTÉS Y M. MONTES BORREGO

Xylella fastidiosa es una bacteria de cuarentena en la Unión Europea (bacteria incluida en la Lista A1 EPPO desde 1981), ya que se considera una grave amenaza para la UE y los países de la cuenca del Mediterráneo por la gran variedad de plantas huéspedes que infecta, así como por su forma de transmisión a través de insectos vectores de diversa naturaleza, y por la existencia en Europa de condiciones climáticas que favorecerían su desarrollo epidémico. Además, la bacteria posee un enorme potencial patogénico ya que infecta y causa enfermedad severa en diferentes cultivos agrícolas de gran importancia económica, incluyendo el almendro, cítricos, melocotón, olivo y vid, así como una gran variedad de árboles y plantas no cultivadas como arces, adelfas, y diferentes especies silvestres y forestales típicas del bosque mediterráneo como Quercus, olmos, jara, y retama, entre otros. Esto hace que a esta bacteria se la considere uno de los organismos fitopatógenos de más riesgo para la Unión Europea.

Caraterísticas principales de Xylella fastidiosa

Xylella fastidiosa (X. fastidiosa en adelante) es una bacteria Gram-negativa, habitante del xilema, de muy lento y complicado crecimiento in vitro que se transmite de forma no específica por varias especies de insectos que se alimentan de la sabia del xilema y que se denominan genéricamente como cicadélidos y cercópidos. La bacteria desarrolla su ciclo de vida en dos ambientes totalmente diferentes ‘el de la planta’ donde puede causar enfermedad o no en función del huésped, y ‘el del insecto’ donde se multiplica y ‘aguarda’ a la espera de ser inoculada (transmitida) de nuevo a otra planta. Su nombre genérico Xylella hace referencia a su localización en la madera o los tejidos vasculares de la planta (xilema), mientras que el epíteto de especie fastidiosa hace referencia a su crecimiento difícil o ‘fastidioso’ en medio de cultivo en laboratorio.

Identificación de vectores potenciales de Xylella fastidiosa y fitoplasmas en viñedos del norte de España

La Vid y el Vino (II)
288
ABRIL 2017
J. SABATÉ, A. LAVIÑA Y A. BATLLE

Xylella fastidiosa ees una bacteria fitopatógena de reciente detección en Europa, amenazando seriamente a muchos cultivos leñosos de gran importancia económica y social en España. No tiene tratamientos efectivos y los únicos medios de lucha factibles son la erradicación de inóculos y el control de sus insectos vectores, hemípteros que se alimentan del xilema. Este estudio tiene el objetivo de determinar las poblaciones de hemípteros auquenorrincos presentes en los viñedos del Valle del Ebro y Cataluña para determinar el peligro de dispersión de las bacterias y fitoplasmas que transmiten. Los resultados han mostrado la polifagia y amplia distribución de Philaenus spumarius y la amenaza que existe para muchos cultivos en caso de introducción de la bacteria.

Xylella fastidiosa es una bacteria fitopatógena de crecimiento limitado al xilema, donde se adhiere a las paredes celulares, se multiplica y obtura los vasos conductores, dificultando el movimiento de la sabia y produciendo marchitamiento, necrosis, desecación de ramas y en muchos casos la muerte de las plantas afectadas. X. fastidiosa presenta un amplio rango de huéspedes, habiéndose identificado en cientos de especies vegetales de decenas de familias. Muchas de estas especies no muestran síntomas evidentes, pero sí pueden actuar como reservorios de la bacteria. En especies cultivadas causa enfermedades muy destructivas y de extrema gravedad como “Pierce’s Disease” en vid, “Citrus Variegated Chlorosis” en cítricos, “Phony Peach Disease” en melocotonero, “Plum Leaf Scald” en ciruelo, “Almond leaf scorch” en almendro, y “Olive Quick Decline Syndrome” en olivo, (Purcell, 2002; Martelli 2016). Los síntomas son variables e inespecíficos en función de la planta huésped, siendo los más comunes la marchitez y seca de ramas y hojas, el decaimiento generalizado y la clorosis y el quemado de hojas y brotes (Purcell, 2002). Se han descrito tres subespecies principales, las cuales afectan a un rango distinto de huéspedes (ssp. Fastidiosa, ssp. Multiplex, y ssp. Pauca), con una alta tasa de recombinación genética, lo cual implica que puedan aparecer nuevas cepas y con nuevas afectaciones sobre los huéspedes (Schaad y col., 2004; Denance y col., 2017).

PHYTOMA-España edita desde 1988 la revista profesional especializada en la Sanidad de los Cultivos, con contenidos de Transferencia Tecnológica y divulgación científica sobre la Sanidad Vegetal. Además PHYTOMA-España edita libros vinculados al sector agrario, sobre todo relacionados con la Sanidad de los Cultivos.

Presentan en @Expoliva_2017 "Vertirés" una nueva variedad de #olivo resistente al Verticilium… https://t.co/dWVErGka7h
RT @Grupo_Imaping: El control del rendimiento del viñedo a debate en Barbastro https://t.co/WKdCfuwZgj
RT @irtacat: 02/05 #JornadaTècnica Seguiment i control de Drosophila suzukii en cirerer a Terrades https://t.co/uxhjpQSlfN https://t.co/eXH
RT @brioagr: 👉 ¿Sabías que mañana tendrá lugar la jornada técnica ‘Conservar el conocimiento de la producción tradicional. La producción ec…

Contacto

 info@phytoma.com
  +34 963 826 511
 San Jacinto 1-3, Valencia 46008
 ¡Ponte en contacto con nosotros!

Síguenos