El tiosulfato amónico es un compuesto que presenta interesantes características como producto fertilizante; es oportuno profundizar en el estudio de su comportamiento, pues existe una buena perspectiva de utilización, a lo largo de nuestro país, pues dado su empleo y difusión en EE UU, Francia, Reino Unido e Italia, cada vez mas extendida de año en año, por su versatilidad, así lo aconseja.

Obtenido por combinación del amoniaco (NH3), del anhídrido sulfuroso (SO2) y del azufre. El tiosulfato amónico, comúnmente llamado ATS; se presenta en una solución acuosa transparente e incolora, con un titulo del 12% en Nitrógeno amoniacal y del 65% en anhídrido sulfúrico (SO3), 26% de azufre (S).

Se trata de un producto azufre-nitrogenado que es el de mas alto contenido disponible de (SO3) en forma liquida. El azufre, se presenta como tiosulfato (S2O3), susceptible en el suelo de una rápida transformación (4-6 segundos, según las especificas condiciones ambientales) y se obtiene el 50% del contenido en forma de sulfato y el 50% en forma de azufre elemental (S) finamente subdividido.

De tal modo se consigue una optimización del tiempo en el cual el nutriente va al cultivo, reduciendo drásticamente la perdida por lixiviación (Figura 1). El sulfato es la forma en que se encuentra rápidamente disponible para las plantas. En el caso del 50% del azufre esta en forma elemental, insoluble en agua, se oxida lentamente en el suelo, estando disponible de manera gradual a medio plazo.

Resulta evidente, como en la forma de tiosulfato nos ofrece unas prestaciones agronómicas manifiestamente superiores respecto al sulfato, rápidamente asimilable, pero también velozmente lavable respecto al azufre elemental de acción gradual, pero necesita mas tiempo para poder entrar en acción.

El empleo práctico del ATS en al agricultura se inicio en EE UU en el decenio 1955-65 al mismo tiempo que la difusión de la solución nitrogenada de urea y nitrato amónico (UAN 30-0-0) y en general de toda mezcla liquida NPK.

A diferencia de los fertilizantes sólidos en forma granular cuyos contenidos en peso, de azufre, según las formulas es en el sulfato amónico, cerca del 60% de SO3, Sulfato de potasio, cerca del 45% de SO3 y en complejos en menor medida), y en fertilizantes líquidos, casi la totalidad son preparados con Urea, Nitrato amónico, polifosfatos de amonio y cloruro potasico, resultando absolutamente y constantemente privado de este elemento fundamental para la nutrición vegetal.

La excelente calidad químico - física del ATS permite una mezcla con todas las formulas de fertilizantes líquidos existentes en el mercado sin presentar ningún problema; el elevado titulo complejo en nitrógeno y azufre permite preparar una amplia gama de mezclas de diversas contenidos de NPKS. La experiencia y la optima respuesta de los cultivos obtenidas en EE UU y la buen aceptación en Europa, sobre todo en Francia e Italia donde la fabricación de fertilizantes nitrogenados basado en UAN (urea, amonio, nitrato) más ATS han dado excelentes resultados.

Permite desarrollar su utilización y empleo en nuestros cultivos y diversas condiciones agronómicas. La fertilización liquida, lenta pero constantemente, adquiere un nuevo y estimable soporte en la vanguardia de la racionalización de la practica agronómica, además de la consabida importancia del azufre como cuarto elemento macronutriente.

El tiosulfato amónico, tiene otras características además de la de aportar nitrógeno y azufre al suelo al estar dotado de otras propiedades de alto interés agronómico, que estudiaremos a continuación. En los últimos años la investigación ha puesto en evidencia que el uso del ATS lleva a una ralentización del proceso de hidrólisis de la urea y de la nitrificación del amoniaco. En la práctica esto se concreta en una significativa disminución de la pérdida de nitrógeno sobre todo de forma gaseosa como amoniacal y así como del nitrógeno, en forma nítrica, por lixiviación.

Como así se ha puesto de manifiesto a través de numerosas experiencias de campo y laboratorio (GOOS, 1985; KANANI, 1990; SALLADE Y SIMS, 1992; SULLIVAN, 1992), motivando además un proyecto de la Comunidad Europea, con la participación de varios centros de investigación, de distintos países, destinado a optimizar la fertilización nitrogenada y disminuir el impacto medioambiental asociado a las perdidas de nitrógeno por lixiviación de nitratos y volatilización de amoniaco (MURPHY, 1998),

Inhibidor de la nitrificación

El nitrógeno de los fertilizantes empleados, a efectos de la nitrificación, solo es utilizado por la planta, incluso en condiciones ideales el 50%-70% del fertilizante aplicado. El resto se pierde por lixiviación y por desnitrificación.

El tiosulfato amónico retarda el proceso de la nitrificación, inhibiendo la acción bacteriana que convierte el amonio al nitrato. Una mezcla del 10% (volumen a volumen) de ATS y UAN 32% puede reducir la nitrificación el 64% (GOSS, 1985) (Gráfico 1).

Inhibidor hidrólisis de la urea

Cuando la urea se aplica al suelo una enzima del mismo, la ureasa, descompone la urea en amoniaco, proceso llamado de hidrólisis (Gráfico 2). La acción del tiosulfato amónico como inhibidor de la ureasa en suelos, puede reducir la hidrólisis al 50%, (GOSS, 1985).

Además la inhibición de la ureasa, estabiliza el componente de la urea de las perdidas potenciales, debido a la volatilización en un 40% reduciendo la perdida de nitrógeno y mejorando su eficacia (Gráfico 3 y 4). La mayor eficacia de la unidad fertilizante aportada al suelo se obtiene, a consecuencia de optimizar la absorción del ion NO3 por una parte del cultivo y preservar el fertilizante distribuido de la dispersión ambiental. Llegando a ser entorno al 25%-30%, en ensayos con cultivo de cítricos (GINER, J. 1999)

Acidificación de suelos

El tiosulfato amónico esta incluido entre las sustancias habitualmente recomendadas, por su eficacia, cuando se utiliza de forma regular, como acidificante de suelos alcalinos (OBREZA et al, 1.993). La acción acidificante del tiosulfato esta ligada al proceso de oxidación natural del azufre, en el que se descompone cuando es aplicado al suelo, y en el que intervienen diversas especies bacterianas del genero Thiobacillus, dando lugar a ácido sulfúrico como producto final (Figura 2).

Recuperación suelos salinos

El ácido sulfúrico (H2SO4) no sólo actúa de acidificante sino también como cambiador de sodio en los suelos con problemas salinos, donde debido a la acidificación del suelo obtenido con este, y haciendo soluble el calcio, el cual desplazará al sodio, el sodio será lixiviado con la irrigación.

Al desplazar sodio se reduce la compactación del suelo, lo que mejorara la infiltración. Se ha observado que la aplicación de tiosulfato amonico en suelos salinos disminuye la salinidad de los mismos tras su aplicación. En ensayos realizados en Egipto (ELGABALY, Y SAYED TAHA, 1995), obtuvieron una disminución de la Conductividad Eléctrica de 1,5 mmS/cm, y una disminución de Cloruros de 0,6 meq/100 gramos de suelo. En nuestros ensayos realizados en cultivo de cítricos, en Sagunto (Valencia), sobre suelos arcillosos salino sódicos, a causa del riego con agua salina, 6 mmS/cm, debido a la intrusión marina. Se obtuvo una disminución de la Conductividad Eléctrica de 5 mmS/cm.

El tiosulfato como agente reductor

El tiosulfato amónico es, químicamente, un potente agente reductor, capaz de reducir al ion Fe+3 a Fe+2, favoreciendo la disponibilidad de hierro para las plantas en mayor medida que por una simple acción acidificante. De hecho, se ha demostrado que los niveles de hierro extraíble se incrementan cuando se aplica tiosulfato amónico a suelos calizos (MORTVEDT Y GIORDANO, 1973; OBREZA et. al, 1993). En el mismo ensayo anteriormente comentado, realizados sobre suelos calizos y cultivo de cítricos se han obtenido contenidos foliares de hierro de un 25% superiores al testigo y del 50% en zinc y manganeso.

Efecto herbicida

La mezcla de fertilizantes líquidos y herbicidas aparece como una alternativa atractiva para los cultivos de cereales. Habiéndose encontrado una respuesta sinérgica para el control de malezas. (VIZZOLINI et al., 1998). La aplicación de tiosulfato amónico con 6 herbicidas, en un ensayo de Vigna y López (2001) puso de manifiesto la sinergia existente en cuanto al efecto herbicida.

A pesar de un mayor efecto fitotóxico de la mezcla de herbicida más fertilizante, sobre el cultivo. La falta de respuesta en rendimiento del fertilizante respecto al herbicida no solo podría atribuirse a la fitotoxicidad. El tratamiento de mayor rendimiento fue la aplicación de tiosulfato amonico. En ensayos comparativos sobre herbicidas sobre el cultivo de algodón, la aplicación individual de tiosulfato amonico y la mezcla con otros herbicidas, fueron las más efectivas (DAN KRIEG, 1991)

Reducción de emisiones contaminantes

Otros de los efectos observados de la utilización de tiosulfato amónico, es la que la aplicación del tiosulfato a la superficie del suelo reduce drásticamente las emisiones de bromuro de metilo en diversos tipos de suelos. (GAN Y YATES, 1998), potenciando su acción nematicida. Así mismo su efecto sobre las emisiones de Telone II, fue de una reducción de un 60% al 89% (GAN et al, 1999).

 

BIBLIOGRAFÍA

DAN KRIEG, PH. D. (1991) Efficacy of Harvest-Aid Chemicals for Cotton. Texas Southern High Plains

ELGABALY, S., SAYED TAHA (1995) Effects of Thiosul application on Soil improvement .Thiosul Results Citrus 1995.Agrin Serve.

FIXEN, PE., GELDERMAN, RH. GERWING, JR. (1984) Postemergence application of UAN to barley. Journal-of-Fertilizers-Issues. (1984), 1:110-112.

GAN, J. Y YATES, S.R. (1998) Ammonium Thiosulphate fertilizer reduces Methyl Bromide Emissions From Soil. www.ars.usda.gov.

GAN, J. PAPIERNIK, S.K. BECKER, J.O. KNUTESON, J.A. YATES, S.R. (1999) Application of Ammonium Thiosulphate to Reduces TeloneII Emissions From Soil. www.epa.gov

GOOS, R.J. (1985). Identification of Ammonium thiosulphate as nitrification and urease inhibitor. Soil Sci.Soc. Am J 49:232-235.

GRAZIANO, P.L. Y PARENTE, G. (1996). Response of irrigated maize to urea-ammonium nitrate and ammonium thiosulphate solutions on a sulphur deficient soil. Nutrient Cycling in Agroecosystems 46 (2): 91-95.

KANANI, T. A.L., MACKENZIE, A.F. Y BLENKHORM, H. (1990) The influence of formula modifications and aditives on ammonia loses from surface-applied urea-ammonium nitrate solutions. Fertilizer Research.22:49-59.

MATTHEW, D. Y MURPHY, PH.D. (1998) Ammonium thiosulphate as an environmentally friendly tool for reducing N unpunts. ARMIS Nº 4270 Johnstown Castle Research Centre, Wexford.

MORVED, J.J. Y GIORDANO, P.M. (1973) Grain sorghum response to iron in a ferrous sulphate-ammonium thiosulphate- ammonium polyphosphate suspension. Soil.Sci.Soc.Amer. Proc.37:951-955.

OBREZA, T.A., ASHOK, K. CALVERT, D.V. (1993) Citrus Fertilizer Management on Calcareous Soils . Circular 1127. Soil and Water Science Departament,Florida Cooperative Extension Service,Institute of Food and Agricultural Sciences,University of Florida.

SALLADE, Y.E. Y SIMS, J.T. (1992) Evaluatiuon of thiosulphate as a nitrification inhibitor for manures and dertilizers. Plant an Soil 147:283-292.

SULLIVAN, D.M. Y HAVLIN, J.L. (1992) Soil and enviromentntal effects on urease inhibition by ammonium tjiosulphate. Soil Sci. Soc. Am.J. 56:950-956.

VIGNA, M.R. Y LÓPEZ, R.L. (2001). Efecto de mezclas herbicidas con UAN y Tiosulfato de amonio sobre Trigo. www.inta.gov.ar.

VIGNA, M.R. Y LÓPEZ, R.L (2001). Control de malezas en trigo con mezclas de herbicidas y fertilizantes liquidos. Actas V Congreso Nacional de Trigo y III Simposium Nacional de siembra 25-28 Septiembre Cordoba.

VIZZOLINI, F.J. LEADEN,M.I., MONTERUBBIANESI, G. (1998) Comparación de la fitoxicidad de herbicidas vehiculizados con UAN. Actas IV Congreso Nacional de Trigo ,II Simposium nacional de Cereales. Mar de Plata.

Comprar Revista Phytoma 166 - FEBRERO 2005