El arándano se ha convertido en la segunda berry a nivel mundial, en producción y consumo. Si en 1995 se producían unas 23.000 toneladas, esta cifra podría llegar hasta las 600.000 toneladas en el 2016. La previsión es que este volumen siga creciendo. Dicho cultivo, se ha disparado en la provincia de Huelva en los últimos años, dada la creciente demanda por parte de las cadenas de supermercados en Europa. Así pues, en 2005 habían censadas 200 hectáreas en Huelva, en 2012 se sumaron alrededor de 1.200 hectáreas y en la presente campaña 2015-2016, la superficie de arándanos ha sido de 1.953 hectáreas. Es evidente que el agricultor onubense y en concreto el sector de las berries, está apostando en firme por un cultivo que tiene unas expectativas extraordinarias. Los productores tratan de adelantar y mejorar sus producciones, para abastecer la creciente demanda y conseguir un mejor precio en el mercado, abaratando además los costos de producción. En el presente artículo se muestran los resultados obtenidos en una finca comercial de arándanos, localizada en Villanueva de los Castillejos, al aplicar dos productos de la empresa Grupo Agrotecnología.