Xylella fastidiosa es una bacteria que causa enfermedades graves en diferentes cultivos leñosos del continente americano. Su reciente introducción en Europa, destacando los graves daños que está produciendo en los olivares del sur de Italia, junto con su carácter generalista, supone una gran amenaza para la agricultura europea. Recientemente ha sido detectada en las Islas Baleares y en el sur de Francia posicionando a la península ibérica en un lugar de alto riesgo. El patógeno es transmitido por cigarrillas (Hemiptera: Cicadomorpha) capaces de alimentarse del xilema. Por ello, el estudio de la ecología de sus potenciales vectores se hace indispensable para conocer el riesgo de dispersión del patógeno y proponer posibles estrategias preventivas de control. Nuestras investigaciones están dirigidas a la prospección, ciclo biológico y comportamiento de insectos vectores de X. fastidiosa en olivares de la península ibérica. Todo ello forma parte del proyecto europeo PONTE (http://www.ponteproject.eu/) en el que participan mas de 120 investigadores de 25 organismos y empresas de la Unión Europea. Los resultados preliminares indican que la especie Philaenus spumarius, descrita como el principal vector de X. fastidiosa en olivos de Italia, está presente en algunas de las regiones muestreadas, aunque en densidades muy bajas y limitada a olivares bajo no laboreo con cubiertas vegetales o con vegetación espontánea durante una gran parte del año. La situación en cuanto a vectores potenciales de la enfermedad en la península ibérica parece ser bien diferente a la del sur de Italia. Sin embargo, se requiere un estudio detallado de otros posibles vectores como las cigarras, mucho más abundantes y cuyo papel en la posible dispersión de la enfermedad está aún por determinar.

INTRODUCCION

Xylella fastidiosa es una bacteria que ataca a un gran número de cultivos, entre ellos almendro, melocotón, cítricos, vid y árboles forestales provocando enfermedades que pueden dar lugar a grandes pérdidas económicas (Redak y col., 2004). Es un patógeno ampliamente conocido en el continente americano desde hace más de 100 años donde causa enfermedades de gran importancia en numerosos cultivos, siendo las más destacadas la enfermedad de Pierce (PD) en viñedo y la clorosis variegada de cítricos (CVC), la primera ampliamente extendida en los Estados Unidos y la segunda en Suramérica (Hopkins & Purcell, 2002). En cambio, en el resto del mundo sólo ha sido detectada en viñedos y perales de Taiwan (Leu & Su, 1993; Su y col., 2013) y, más recientemente, en cuatro zonas del continente europeo: Italia, Córcega, sur de Francia y en las Islas Baleares. La bacteria es adquirida por insectos que se alimentan de la savia conducida por los vasos del xilema de la planta infectada. Posteriormente se instala en la cutícula del aparato bucal, concretamente en el precibario, y puede ser transmitida a otras plantas susceptibles comenzando de nuevo el ciclo. De este modo, los adultos son infectivos toda la vida mientras que las ninfas pierden la bacteria cuando mudan. En los vasos xilemáticos forma biofilms que terminan ocluyendo las células, restringiendo el paso del agua en la planta y dando lugar a los síntomas de la enfermedad propios de la respuesta fisiológica de la planta al estrés hídrico (Hill & Purcell, 1995). Su baja especificidad respecto al vector y la amplia distribución de estos a nivel mundial (zonas templadas y tropicales) aumentan considerablemente las posibilidades de aparición de nuevas enfermedades emergentes en diferentes zonas del planeta.