Los requerimientos hídricos y nutricionales del caqui así como la respuesta de esta especie a las variaciones en su disponibilidad no son frecuentes en la literatura científica. Ello es debido, entre otros motivos, a que este cultivo ha sido particularmente importante en zonas de Corea y China donde el régimen de lluvias es abundante y por tanto el riego no es esencial. Sin embargo, en los últimos 15 años el cultivo del caqui ha ganado importancia en algunas zonas radicalmente diferentes a aquellas, como la cuenca mediterránea, gracias, entre otras causas, a la presencia de la variedad autóctona ?Rojo Brillante?, muy productiva, con un fruto de gran calidad y cuya astringencia es sencilla de eliminar (Llácer y Badenes, 2009). Estas áreas, sin embargo, se caracterizan por un déficit hídrico casi estructural, por lo que el riego se revela como una práctica determinante de la productividad del cultivo. Pero además, un manejo eficiente de la fertirrigación no es solo deseable, sino en muchos casos obligatorio dada la hipersensibilidad a la salinidad de esta especie cuando se encuentra injertada sobre D. Lotus (Visconti y col. 2017), el portainjertos mayoritario.

En este texto se pretende realizar una sintética y práctica revisión sobre la información hoy en día disponible sobre los requerimientos hídricos y nutricionales del caqui así como su respuesta de esta especie a las restricciones de agua. El cultivo del caqui está ganando relevancia en muchas zonas semiáridas del mundo. Es el caso del sudeste español, donde el régimen pluviométrico es incapaz de suplir las necesidades hídricas de los cultivos y donde, además, el riego por goteo se impone como medio de aportar a las plantas agua y nutrientes. En esta revisión se pretende resumir la información existente en la literatura científica sobre el riego y la nutrición de esta especie, como también sobre la respuesta del cultivo al estrés hídrico. De todo ello se concluye que el caqui es particularmente exigente en agua durante la época estival, momento en el que el coeficiente de cultivo (Kc) alcanza valores próximos a 1. Por otra parte, las técnicas de riego deficitario controlado (RDC) también se han ensayado en este cultivo, revelándose como una herramienta útil para reducir la caída fisiológica del fruto e influir sobre la producción final. Asimismo, una restricción tardía favorece un ligero adelanto de la maduración del fruto, permitiendo avanzar la recolección, si bien a cambio de un menor calibre. En este artículo también se pretende dar referencias respecto de las necesidades nutricionales de variedades astringentes y no astringentes. Por último, se plantea de manera crítica la necesidad de profundizar en el estudio de las relaciones hídricas de esta especie así como en las necesidades nutricionales en condiciones de limitación del recurso.