El impacto de las enfermedades de la vid para los viticultores puede ser catastrófico, ya que puede afectar tanto a la calidad de los frutos, pigmentación o contenido de azúcares cómo al volumen de producción, traduciéndose en pérdidas económicas significativas. A nivel mundial, las enfermedades están costando a la industria vitivinícola más de 15 mil millones de euros de pérdidas al año. Pero SkySquirrel Technologies, con sede en Canadá, está demostrando cómo puede facilitar la detección de enfermedades a los viticultores con una técnica que combina la imagen multiespectral con la cartografía aérea.

SkySquirrel Technologies, una compañía especializada en teledetección con drones y VineView Imaging, una firma que es sinónimo de precisión para la industria de los vinos Premium en California desde hace más de 15 años, se han unido para ofrecer a los viticultores los diagnósticos más precisos y de más alta resolución del mercado y juntos, mediante I+D orientada a resultados, han construido una reputación reconocida a nivel mundial.

La tecnología de SkySquirrel mide con precisión el vigor de la vid, el estrés hídrico y distintas enfermedades de la vid con una precisión que llega a nivel de planta. Durante décadas, el Índice de Vegetación de Diferencia Normalizada (NDVI) ha sido el estándar de la industria vitivinícola para medir el vigor de la vid, pero a menudo ofrece datos inexactos debido a factores como el ángulo solar, las sombras y variaciones del suelo. SkySquirrel utiliza el Índice de Vegetación Mejorado (EVI), para corregir estas inexactitudes teniendo en cuenta en el ángulo de incidencia solar y las condiciones atmosféricas. Mediante el uso de longitudes de onda adicionales, el ajuste de cálculos multiespectrales y eliminando el efecto del suelo y de la cobertura vegetal entre hileras, SkySquirrel proporciona los datos de vigor más fiables y de mayor calidad de viñedos disponibles en el mercado.