El cultivo del fresón, en épocas de bajas temperaturas, humedad y débil radiación lumínica,
sufre un estrés abiótico desencadenando mecanismos defensivos que afectan a la cantidad,
tamaño y coloración de sus frutos.
Para evaluar la eficacia de FASKOLOR y B.V.C., formulaciones que potencian la síntesis de
antocianos, responsables de la coloración roja en los fresones y el color azul en otras berries,
la Universidad de Huelva ha realizado un ensayo de campo en el que se ha observado un
aumento de coloración y un aumento de tamaño de los frutos tratados, sometidos a dichas
condiciones de estrés.