Un ensayo realizado por el departamento de I+D de Koppert España en un cultivo de pepino en invernadero ha confirmado que alimentar al Amblyseius swirskii con el ácaro presa Carpoglyphus lactis hace crecer treinta veces más la población de este ácaro que si se utiliza polen como alimento suplementario.

Un ensayo realizado por el departamento de I+D de Koppert España en un cultivo de pepino en invernadero ha confirmado que alimentar al Amblyseius swirskii con el ácaro presa Carpoglyphus lactis hace crecer treinta veces más la población de este ácaro que si se utiliza polen como alimento suplementario.

Este ácaro presa se ha revelado como el complemento perfecto de Amblyseius swirskii para el control biológico de plagas en pepino. Ambos ácaros protegen más eficazmente los cultivos de cucurbitáceas, amenazados permanentemente por el virus New Delhi (ToLCNDV), que es transmitido por la mosca blanca (Bemisia tabaci), cuya presencia es habitual en zonas de producción intensiva bajo plástico.

Según este ensayo, cuatro semanas después de la introducción del depredador se registraron hasta 95 ejemplares de Amblyseius swirskii por hoja, mientras que en las plantas espolvoreadas con polen, esa misma semana registraron 3,5 ejemplares por hoja, una cifra muy por debajo a la alcanzada al utilizar Carpoglyphus lactis.

Comprar Revista 294 DICIEMBRE 2017