La malherbología constituye una disciplina científica relativamente joven. Los primeros trabajos en el ámbito del estudio de las malas hierbas corresponden a la década de los años 70 (del siglo pasado) y los primeros grupos de investigación empiezan a crearse en España poco antes del año 1980. La participación de diferentes malherbólogos y profesores de botánica agrícola (no más de doce) en el Congreso Mediterráneo de la European Weed Research Society (EWRS) celebrado en Oeiras (Portugal) en 1984 permitió el contacto entre ellos y promover la realización de actuaciones en común. La celebración del siguiente Congreso Mediterráneo en Valencia en 1988 constituyó un segundo estímulo que culminó, en diciembre de 1990, con la celebración, en la ETSIA de Madrid, de la primera Reunión de la Sociedad Española de Malherbología (SEMh) que se había creado el año anterior. En ese evento se invitó como ponente al Dr. George W. Cussans, malherbólogo de la Long Ashton Research Station (Gran Bretaña) y entonces presidente de la EWRS. Un resumen de la conferencia que dio se publicó en Phytoma en febrero de 1991 (Cussans, 1991).

En su conferencia, el Dr. Cussans hizo unas propuestas de futuro para nuestra recién creada SEMh:

1.- Avanzar en la divulgación del control integrado de malas hierbas.

2.- Prestar especial atención al impacto ambiental de los sistemas de control de malas hierbas.

3.- Promover la enseñanza de la malherbología en los planes de estudio universitarios.

4.- Promover los contactos interdisciplinares de la SEMh con otros grupos de trabajo de otras sociedades científicas.

5.- Dar respuesta científica a informaciones incorrectas que aparezcan en medios de comunicación sobre el uso de herbicidas y otros métodos de control.

6.- Realizar reuniones y simposios para el intercambio de información entre los asociados, ya sean con el sector privado como con la administración.

Resulta interesante y oportuno poder rescatar esos auspicios realizados el año 1990. Creo que todos ellos han sido motivo de distintas actuaciones a lo largo de estos casi treinta años de vida de la SEMh, pero curiosamente ninguno de ellos ha perdido vigencia. Es más, a alguno de ellos le queda aún bastante recorrido por delante.

Esta retrospectiva histórica me ha llevado a analizar no sólo el nivel de cumplimiento de los consejos dados por el Dr. Cussans, sino también detallar nuevos retos que la malherbología tiene ante sí en las próximas décadas. Vayan los mismos a modo de decálogo.

Comprar Revista 303 NOVIEMBRE 2018