Las principales especies de insectos vectores de Xylella fastidiosa en Europa se encuentran entre los hemípteros de las familias Aphrophoridae y Cercopidae, de cuya biología, comportamiento y dinámica poblacional se posee escasa información. La Conselleria de Agricultura de la Generalitat Valenciana realiza muestreos de vectores por toda la Comunitat Valenciana desde 2015, y a partir de octubre de 2017 se inicia un muestreo específico de adultos con manga entomológica, complementado con observaciones de ninfas en la cubierta vegetal, en la zona de presencia de la bacteria en Alicante. En este muestreo específico se han capturado un total de 3.974 especímenes adultos, incluidos en cuatro especies distintas, Neophilaenus campestris (Fallen) (54%), Philaenus spumarius L. (42%), Neophilaenus lineatus (L.) (2%) y Cercopis intermedia Kirschbaum (1%). Los adultos de N. campestris están presentes en las parcelas durante todo el año excepto en verano, mientras que los de P. spumarius abundan todo el año excepto en invierno. Las ninfas se observaron desde enero a abril.

Xylella fastidiosa es una bacteria que coloniza el xilema de las plantas. Tiene un amplio rango de plantas hospedantes y causa enfermedades en diversos cultivos de gran importancia económica como el almendro, olivo, melocotón, cítricos o vid en diversos países del mundo. En América es un patógeno ampliamente distribuido por todo el continente y asociado a graves enfermedades en varios cultivos (Purcell, 1997). En Europa se detectó por primera vez en la zona de Apulia (sur de Italia) en 2013 asociada al ‘Síndrome del Decaimiento Rápido del Olivo’ (CODIRO). Posteriormente se ha encontrado en Córcega, en la zona de Provenza-Alpes-Costa Azul (Francia), en las Islas Baleares y, en 2017, en la provincia de Alicante (Efsa, 2018).

Xylella fastidiosa es transmitida por insectos vectores y por injerto. Se consideran vectores potenciales de X. fastidiosa todos aquellos insectos que se alimentan del xilema, lugar en el que se desarrolla la bacteria (Frazier, 1965; Cornara, 2016). Según ello, los vectores potencialmente pueden ser insectos que pertenecen al orden Hemiptera, suborden Cicadomorpha, en las familias Cicadidae, Aphrophoridae, Cercopidae y Cicadellidae (subfamilia Cicadellinae) (Almeida, 2016). La principal vía de dispersión natural de la bacteria es mediante estos insectos vectores que, al alimentarse de plantas infectadas, transmiten la bacteria a nuevas plantas sanas (Cornara, 2016). Por tanto, el conocimiento de la biología y ecología de los insectos vectores de X. fastidiosa es de vital importancia para comprender la epidemiología de la bacteria y plantear estrategias de gestión en aquellas zonas en las que se detecta su presencia.

Comprar Revista 304 DICIEMBRE 2018