El descubrimiento de Xylella fastidiosa (Xf) en Italia y la larga lista de especies de plantas hospedantes señala a este patógeno como una amenaza para toda Europa, demostrándose su potencial de propagación en las detecciones más recientes de Francia y España. Xf es de difícil manejo una vez establecida en un territorio, por lo que su detección temprana es crítica para su erradicación. En Zarco-Tejada y col. (2018) se demuestra que las imágenes aerotransportadas hiperespectrales y térmicas revelan cambios en los rasgos funcionales de la planta relacionados con la infección por Xf en olivos antes de que los síntomas sean visibles, requisito esencial para erradicar esta enfermedad ya que plantas infectadas por Xf pueden tardar meses en comenzar a desarrollar síntomas visibles, constituyendo una fuente de inóculo para la propagación de las epidemias de Xf.

 

En los últimos años se ha experimentado un aumento drástico en el número de enfermedades emergentes de las plantas, asociado a factores naturales y antropogénicos, cuyo impacto en la producción de cultivos y la seguridad alimentaria ha sido muy significativo. Los patógenos se han introducido en nuevas áreas geográficas a través de material infectado transportado por personas y por cambios en el clima que favorecen su establecimiento en áreas donde antes no era posible. La reciente llegada de Xylella fastidiosa  a Europa es un aviso del claro peligro que representan las enfermedades emergentes de las plantas (Martelli y col., 2016). La subespecie pauca de Xf fue descubierta en olivos en la región de Apulia, sur de Italia, en 2013 y se ha extendido por toda la región causando un impacto socio-económicos de gran alcance. La larga lista de posibles especies hospedantes de Xf (>550 especies de plantas) significa que este patógeno es una amenaza considerable para toda Europa, demostrando su potencial de propagación en las detecciones más recientes de Xf en Francia y España.

A medida que aumenta el número de casos de epidemias de las plantas, también aumenta la importancia de una vigilancia eficaz para su control. Los efectos devastadores causados en Italia y la presencia confirmada en Francia y España hicieron que el brote de Xf en la UE tuviera una mayor repercusión. En este sentido, según Almeida (2016), la erradicación de Xf requiere i) una detección temprana, y ii) una pequeña zona infectada, lo cual ya no es posible en el caso de Apulia, pero sí en Francia y en el reciente caso de España, así como en otras áreas susceptibles de Italia y potencialmente la UE entera. Por estas razones, el desarrollo de metodologías a gran escala y de rápida respuesta para la detección precoz de la enfermedad en áreas cercanas a zonas infectadas es crucial. En consecuencia, los métodos avanzados de teledetección son la única tecnología factible para el exitoso seguimiento y detección temprana a gran escala de árboles afectados.

Comprar Revista 304 DICIEMBRE 2018