La bacteria Xylella fastidiosa (Xf) es un patógeno de cuarentena para la Unión Europea (UE) que constituye sin duda la mayor amenaza emergente en Europa y los países mediterráneos por la gran variedad de plantas huéspedes a las que infecta, así como por su forma de transmisión mediante insectos vectores de diversa naturaleza. Esta bacteria posee un enorme potencial patogénico ya que infecta y causa enfermedades graves en diferentes cultivos agrícolas de gran importancia económica y en diferentes especies silvestres y forestales típicas del bosque mediterráneo.

El éxito en el control de las enfermedades causadas por Xf dependerá en gran medida de los esfuerzos de investigación, que pretendemos sintetizar en este artículo reseñando algunos de los proyectos nacionales e internacionales sobre esta bacteria fitopatógena y sus insectos vectores en los que participan investigadores españoles. Debido a la magnitud y complejidad del escenario creado por Xf en nuestro país, con varias subespecies circulando y susceptibles de afectar a los cultivos de elevado valor económico, es previsible que aumenten considerablemente las acciones de investigación sobre este patógeno. Las agencias financiadoras deberán promover actividades para favorecer una adecuada coordinación y buscar las máximas sinergias entre los diferentes grupos de investigación nacionales que han asumido el reto de comprender y controlar esta bacteria.

A finales del 2013, las autoridades fitosanitarias de la UE comunicaron la aparición de una epidemia devastadora en olivares de la península de Salento en Italia, asociada con Xf. Esta noticia causó una gran conmoción en el sector oleícola español y de otros países de la UE debido a la catastrófica situación fitosanitaria que se describía, por la forma ‘súbita’ y grave en la que aparecen los síntomas en la planta, así como en la rapidez con que la enfermedad se ha extendido a partir de la primera detección. Desde entonces siguen detectándose nuevos focos en la UE.

Desafortunadamente, en 2016 se detectó Xf en las Islas Baleares y tras constatar que estaba ampliamente distribuida en el archipiélago, en 2017 se declaró un programa de contención al considerarse inviable su erradicación. Ese mismo año, Xf se detectó afectando a almendro en Alicante, donde con mucho esfuerzo siguen adelante los trabajos de erradicación. Ya en 2018 se detecta un foco afectando a olivo en Madrid y también en un vivero de Polygala myrtifolia en Almería. La diversidad genética de las diferentes detecciones de Xf en la UE, con subespecies y estirpes pertenecientes a varios grupos genéticos (STs), así como su amplio rango de plantas huéspedes, sitúan sin duda a esta bacteria como una de las mayores amenazas fitosanitarias de esta década.

A continuación, reseñamos algunos de los proyectos nacionales e internacionales sobre esta bacteria fitopatógena y sus insectos vectores en los que participan investigadores españoles.

Comprar Revista 304 DICIEMBRE 2018