Ideagro es una empresa de investigación aplicada especializada en el desarrollo de bioestimulantes, fertilizantes a base de microorganismos y fertilizantes de alta asimilación. Cuenta con más de 9 años de experiencia en el aislamiento de microrganismos y la evaluación de su eficacia agronómica; tanto para su aplicación como bioestimulante o fitosanitario. Ideagro ha realizado más de 1000 ensayos de eficacia desde sus inicios y el año pasado más de 60 ensayos para solicitar el registro como fertilizantes a base de microorganismos de acuerdo al nuevo RD 999/2017.

Esta circunstancia nos ha permitido diseñar procedimientos propios de trabajo que nos permiten evaluar el producto mas allá de lo requerido para cubrir los requerimientos legales. Además, este tipo de trabajo posibilita obtener un mayor conocimiento del producto testado facilitando avanzar en su desarrollo y utilización de forma adecuada.

Ideagro no sólo ha testado microorganismos de la mano de grandes empresas del sector, sino que también ha participado en diferentes proyectos de I+D con el objetivo de promover el descubrimiento de nuevos microorganismos, así como investigar acerca de sus funciones y su modo de acción en el suelo y en el cultivo. Un ejemplo de esto es la participación de Ideagro en un proyecto INFO de la Región de Murcia sobre la “reducción de la fertilización nitrogenada a través del uso de microorganismos fijadores de nitrógeno ambiental” y el haber sido  seleccionado en la Compra Pública de Innovación del Proyecto Innolivar, para el desarrollo de un insecticida biológico para el control de la mosca del olivo conjuntamente con la Universidad de Córdoba.

Las posibilidades de evaluar el efecto fertilizante de un microorganismo utilizado en agricultura son cuantiosas, pero ¿cuáles de ellas son las más interesantes a la hora de realizar un ensayo? Por ejemplo, al realizar un ensayo de eficacia agronómica para registrar un producto a base de microrganismos se evaluarán unos parámetros que no necesariamente coincidirán con las necesidades del agricultor o con los detalles del producto que necesitan ser develados a la hora de plantear una estrategia de comercialización del mismo. De esta forma, si evaluamos el efecto fertilizante de acuerdo al anexo VIII del nuevo Real Decreto 999/2017, de 24 de noviembre, por el que se modifica el Real Decreto 506/2013, de 28 de junio, sobre productos fertilizantes, que establece los requisitos específicos de los productos fertilizantes elaborados con microorganismos, la normativa es muy clara y concisa. Es decir, de acuerdo con el RD, se deben evaluar parámetros susceptibles de medida objetiva como, por ejemplo, los incrementos en los niveles de cosecha, disminución de las necesidades de aportar nutrientes o mejora de la calidad de la cosecha entre otros.

Comprar Revista 309 MAYO 2019