ORUGAS AÉREAS

Durante el final del verano y principios de otoño, los campos recién plantados pueden sufrir ataques por orugas, en momentos que son de vital importancia para el desarrollo posterior del cultivo.

A las especies presentes en los cultivos durante el verano (Heliothis, Plusias, Spodopteras, etc.) se unen otras especies más típicas de estos cultivos como son: Pulguillas (distintas especies de Alticas). Pieris brassicae (lepidópteros), Mamestra brassicae, Plutella maculipenis (lepidópteros Noctuidos).

Las hierbas colindantes, como correhuelas, manteras y acederas, suelen ser escogidas por algunas de estas especies para realizar las puestas, por lo que pueden servir para detectar la presencia de las mismas.

En cualquier caso y al observar las primeras puestas o larvas neonatas, se recomienda realizar tratamientos preventivos con:

? Bacillus thuringiensis (añadir 0,5 kg. de azúcar por 100 litros de caldo, puede servir de fagoestimulación para las orugas).

? Azadiractina. Para plantaciones con fuerte presencia de orugas, o que éstas se encuentran en estado adulto, se recomienda: piretroides autorizados.

GUSANOS GRISES

En el caso de detectarse en la parcela gusanos grises se recomienda la utilización desde primeros estadios del cultivo de granulos de: clorpirifos ó etofenprox.

Para los campos de agricultura ecológica en los que se presente el problema se puede actuar con la utilización de granulos de Neem.