Enfermedad originaria de América del Norte aunque actualmente está presente en muchas zonas vitícolas del mundo.

La Flavescencia dorada es debida a un fitoplasma que "descontrola" el funcionamiento de las cepas y puede llegar a provocar su muerte. Se propaga por la acción de un cicadélido, el Scaphoideus littoralis Ball, de forma que pueden llegar a infectarse rápidamente las cepas vecinas a una enferma.

Los síntomas suelen aparecer en primavera y verano y se manifiestan por:

- Las hojas se enrollan hacia abajo y se vuelven quebradizas.

- Se produce un  prematuro cambio de color de las hojas: amarillo en  variedades blancas, y rojizo en variedades tintas.

- Los racimos se secan.

Los daños producidos pueden ser muy importantes y pueden llegar a matar la cepa, sin embargo estos síntomas pueden deberse a otras enfermedades por lo que es necesario asegurarse de que se trata de flavescencia antes de comenzar el tratamiento.

Las cepas atacadas pueden llegar a recuperarse si el insecto muere.

El tratamiento consiste en:

- La eliminación inmediata de la cepas afectadas.

- Tratamiento químico contra el insecto.

Se pueden emplear los productos:

betaciflutrin 2,5% [sc]

ciflutrin 5% [ec] p/v

imidacloprid 20% [od]

imidacloprid 20% [sl]

tiametoxam 25% [wg]

Se recomienda la eliminación de cepas afectadas en esta época del año y por supuesto antes de alcanzar la primavera. Se recuerda que para evitar la propagación de esta enfermedad y de muchas otras es imprescindible utilizar solamente plantón que provenga con el correspondiente certificado fitosanitario.