Este coleóptero puede causar daños en todos los frutales, pero los más sensibles son almendro, albaricoquero, cerezo y ciruelo; menos sensibles son melocotonero y nectarina.

Los daños en los frutales de pepita son muy excepcionales. En frutales la aplicación de insecticidas sólo está permitida en pulverización foliar y por lo tanto los tratamientos irán dirigidos contra adultos, los cuales habrán emergido en su totalidad durante el mes de septiembre y se estarán alimentando de la corteza de ramos tiernos para acumular reservas que les permitan pasar el invierno y comenzar la actividad sexual en la próxima primavera.

En consecuencia, en aquellas parcelas que tengan daños de esta plaga, es aconsejable efectuar entre primeros de septiembre y mitad de octubre 2 ó 3 tratamientos con los insecticidas que se indican, teniendo en cuenta el plazo de seguridad en aquellos frutales que todavía no hayan sido recolectados. En el caso de no poder efectuar el tratamiento debido a que dichos plazos son largos, hacer la pulverización inmediatamente después de la recolección.

imidacloprid: Almendro (2), albaricoquero,cerezo, ciruelo, melocotonero. PS: 15

tiacloprid: Albaricoquero, melocotonero. PS: 14

En el caso del almendro consultar en la web del MAGRAMA las materias activas autorizadas.