Las condiciones meteorológicas durante el invierno y principios de primavera han propiciado la aparición tempra­na de las larvas de Hypera postica (gusano verde). Los nive­les de población alcanzados entre finales de marzo y media­dos de abril han sido muy altos en la mayoría de las zonas.

Hypera postica tiene una única generación al año y, aun­que puede haber diferencias entre distintas zonas, es ha­bitual que en torno a mediados de abril las poblaciones de larvas vayan disminuyendo hasta prácticamente desaparecer de los campos a principios de mayo.

El corte de la alfalfa provoca una gran mortalidad entre las larvas. A pesar de ello, en caso de haber tenido un fuerte ata­que de gusano verde antes del primer corte, se recomienda visitar las parcelas en los 4-5 días siguientes al corte para detectar la posible presencia de larvas o daños en el rebrote.

Si la alfalfa tiene menos de 10 cm de longitud, y el 50 % de los tallos tienen síntomas y/o una media de 1 o más lar­vas por tallo, se recomienda realizar un tratamiento.

En el caso de no llegar a los umbrales de tratamiento pro­puestos, se deberá repetir el muestreo a los 4-5 días del primero, y si el 50% de los tallos tienen daños y/o hay dos o más larvas por tallo, se recomienda tratar.

Los tratamientos se realizarán con los productos autoriza­dos en el cultivo para la plaga, siguiendo las recomendacio­nes que se dan en el boletín nº 1 de enero-febrero de 2014.

Es muy importante que la valoración de la presencia de plaga se haga de la forma descrita, ya que, en el caso del gusano verde, cuando los daños se observan a simple vista (aspecto blanquecino), es demasiado tarde para que el trata­miento resulte eficaz.

CUCA   Colaspidema atrum

En algunas zonas se ha detectado la aparición de adultos de cuca (Colaspidema atrum) desde mediados del mes de abril. Es importante tener en cuenta que el corte de la alfalfa puede provocar la muerte de una gran parte de las hembras fecundadas ya que éstas no pueden volar.

Se debe visitar con mucha regularidad las parcelas inme­diatamente después del primer corte. La aplicación de un tratamiento fitosanitario solo está indicada si se dan las si­guientes circunstancias:

- La altura de la alfalfa es inferior a 15 cm y el 20% de las plantas presentan daños evidentes o tienen larvas.

- La altura de la alfalfa está entre 15 cm y 40 cm y el 50% de las plantas presentan daños evidentes o tie­nen larvas.

En el caso de estar próxima la fecha de corte se recomien­da como medida de control adelantar el corte y pasar una rastra después, para evitar que las larvas que queden en el campo se coman los rebrotes.

En cualquier caso, en el caso de que la plaga esté lo su­ficientemente localizada, se debe reducir el área tratada a focos o rodales.

Los tratamientos se realizarán con los productos autoriza­dos en el cultivo para la plaga, siguiendo las recomendacio­nes que se dan en el boletín nº 1 de enero-febrero de 2014

Se recuerda que la simple presencia de larvas de cuca no justifica la aplicación de un tratamiento fitosanitario.