Los tratamientos deben realizarse en estado fenológico D (antes de que se vea la primera flor), siendo generalmente suficiente para combatirla. Pasado este momento si las condiciones climáticas son favorables (lluvia y temperaturas suaves), el parásito invadirá los brotes y las hojas presentando entonces grandes dificultades el combatirlo.

Productos a emplear:

compuestos de cobre (pr. comunes)

difenoconazol

dodina

tiram (pr. comunes),

ziram

Este tratamiento tiene cierta acción sobre otras enfermedades, tales como: MONILIA (M. laxa) y CRIBADO (Coryneum beyerinckii).

OÍDIO (Sphaeroteca pannosa, Podosphaera tridactila)

El tiempo inestable de primavera, con lluvias y nubes, favorece los ataques de este hongo y los ponientes secos los frenan. Según la climatología, en aquellas variedades sensibles al ataque de oidio en fruta, es importante iniciar los tratamientos y repetir a los 15 días en condiciones favorables al ataque del hongo.

Fungicidas penetrantes o sistémicos:

bitertanol, bupirimato, difenoconazol, ciproconazol, fenbuconazol, miclobutanil, penconazol, quinoxifen, tebuconazol, tetraconazol (no albaricoquero), trifloxistrobin (no albaricoquero).