Para disminuir estas manchas marrones que aparecen sobre el fruto durante el período de conservación y que tantos problemas vienen causando durante los últimos años, existen unas medidas culturales y tratamientos químicos que se indican a continuación, que pueden aliviar el problema, pero no corregirlo:

Técnicas culturales:

Evitar los abonados nitrogenados y potásicos excesivos, evitar la falta y exceso de agua de riego, evitar las recolecciones tempranas.

Tratamientos químicos:

Realizar 4 tratamientos a intervalos de unos 10 días, iniciándolos a la caída de pétalos con el fruto formado, empleando productos a base de calcio (quelatos, cloruro, nitrato, etc.). Utilizar el producto solo o mezclado con mojante. Pueden aparecer ligeras fitotoxicidades en hoja, sin mucha importancia, consistentes en un pardeamiento o necrosis de su borde.7