Phytophthora cinnamomi es el microorganismo responsable de la podredumbre de raíz del aguacatero, que es la enfermedad que provoca más daños en este cultivo a nivel mundial. Este organismo nocivo, destruye las raíces del árbol y puede ocasionar su muerte en los casos más graves.

Phytophthora cinnamomi causa también problemas en otros muchos cultivos como la piña tropical y el castaño, y en plantas silvestres y ornamentales. Eliminar P. cinnamomi de un suelo infestado es prácticamente imposible, por lo que la primera medida de control sobre la enfermedad es la prevención. En este sentido, es fundamental evitar su introducción en las nuevas plantaciones.

SÍNTOMAS

Esta enfermedad manifiesta los primeros síntomas en las hojas. El árbol detiene su crecimiento, comienza a presentar una marchitez que progresa en sentido descendente, las nuevas hojas son escasas y más pequeñas. A continuación, las ramas laterales empiezan a secarse, también en sentido descendente, y las hojas terminan por secarse, permaneciendo adheridas a las ramas durante un tiempo hasta que finalmente se caen.

La producción de los árboles afectados disminuye significativamente, tanto en cantidad como en calidad, aunque en ocasiones pueden generar un gran número de frutos, pero de pequeño tamaño

Todo ello es debido a la pudrición de las raíces absorbentes o secundarias, que hace que disminuya la toma de agua y nutrientes. Las raíces adquieren una coloración oscura y una consistencia quebradiza cuando son atacadas por este microorganismo. A continuación, se necrosan y mueren .

La muerte de la planta se produce de manera gradual y puede tardar desde unos pocos meses hasta algunos años, dependiendo de su estado de desarrollo, debido a que este microorganismo afecta tanto a plantaciones establecidas como a plántulas en vivero. Éstas últimas pueden morir de manera prematura cuando se produce una necrosis a nivel del cuello del patrón, o presentar los mismos síntomas que las plantas adultas: crecimiento escaso, marchitamiento de las hojas y necrosis de las raíces . En este caso, aparece también una necrosis en la parte basal del tallo del patrón, lo que hace que la enfermedad progrese en sentido ascendente y descendente desde el ápice. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, en muchas ocasiones, las plantas de vivero infectadas no manifiestan síntomas y no se distinguen de las no infectadas.

Existen una serie de medidas a tomar para evitar la obtención de plantas en vivero portadoras de la enfermedad, vienen explicadas con detalle en la guía que ha editado recientemente el gobierno de canarias y se puede consultar a través de este enlace:

http://www.gmrcanarias.com/images/publicaciones/PREVENCION_ENFERMEDADES_AGUACATERO_v5_WEB.pdf