El riesgo de aparición de nuevas plagas para un territorio es elevado debido a la globalización del comercio. Los Planes de contingencia constituyen una herramienta fundamental para prevenir su posible introducción al permitir visualizar el problema antes de que aparezca y poder diseñar con tiempo las estructuras de responsabilidad y las medias necesarias, que evitarían las pérdidas que ocasionarían en los cultivos. Una vez que la plaga aparece se debe notificar obligatoriamente, delimitar su zona de infestación y aplicar medidas inmediatas para evitar su propagación e intentar su erradicación aplicando un Plan de acción. Asimismo, cuando una plaga supone un riesgo de propagación a través del comercio de vegetales o productos vegetales, puede ser necesario aplicar medidas fitosanitarias obligatorias o incluso modificar la legislación de la Unión Europea, para lo cual es necesario aportar la justificación técnica necesaria a través de un Análisis de riesgo de plagas.

Instrumentos normativos para la prevención y erradicación de nuevas plagas

El riesgo de aparición de nuevas plagas para un territorio es elevado debido a la globalización del comercio. Los Planes de contingencia constituyen una herramienta fundamental para prevenir su posible introducción al permitir visualizar el problema antes de que aparezca y poder diseñar con tiempo las estructuras de responsabilidad y las medias necesarias, que evitarían las pérdidas que ocasionarían en los cultivos. Una vez que la plaga aparece se debe notificar obligatoriamente, delimitar su zona de infestación y aplicar medidas inmediatas para evitar su propagación e intentar su erradicación aplicando un Plan de acción. Asimismo, cuando una plaga supone un riesgo de propagación a través del comercio de vegetales o productos vegetales, puede ser necesario aplicar medidas fitosanitarias obligatorias o incluso modificar la legislación de la Unión Europea, para lo cual es necesario aportar la justificación técnica necesaria a través de un Análisis de riesgo de plagas.