La publicación en 2009 de la Directiva de Uso Sostenible de Productos Fitosanitarios (2009/128/EC) y algo más tarde su trasposición a la legislación española mediante el Real Decreto correspondiente (RD 1311/2012) planteó formalmente la necesidad de definir y cuantificar la formación en materia de ?Medicina de los Vegetales? o ?Sanidad Vegetal? en España. Efectivamente, el referido Real Decreto tuvo que especificar cuál era la formación requerida para que un técnico pudiera ser habilitado para actuar como asesor de la llamada Gestión Integrada de Plagas (GIP). Ante la escasa importancia dada a la formación exigible, una parte significativa de la profesión en este ámbito ?en particular las tres sociedades científicas de Fitopatología, Entomología Aplicada y Malherbología? se movilizó tratando de aumentar esa exigencia mínima. Con esa motivación nació la Asociación Española de Sanidad Vegetal (AESaVe) que asume la formación en esa materia como uno de sus principales motivos de existir. Publicamos en este escrito un resumen del contenido del Libro Blanco la Sanidad Vegetal en la materia de formación de pronta aparición.

El referido Real Decreto de Uso Sostenible de Productos Fitosanitarios (BOE 15 de septiembre de 2012) obliga que cualquier titulado universitario surgido del EEES (Plan Bolonia en jerga coloquial) debe tener un mínimo de 40 créditos ECTS en materias de Producción Vegetal de los cuales solo 12 deben ser de Sanidad Vegetal como mínimo para ser habilitados como asesores de GIP. Las deficiencias del RD en el ámbito de la formación no se acaban ahí y resultan todavía más graves, si cabe, en el reconocimiento de formación suficiente en Sanidad Vegetal en los Ingenieros Agrónomos, Ingenieros de Montes, Ingenieros Técnicos Agrícolas e Ingenieros Técnicos Forestales anteriores a los planes de estudio del EEES para ser habilitados como asesores de GIP; incluso se incluyen en ese grupo de reconocimientos a determinadas titulaciones de Formación Profesional Superior. Con esa referencia de 12 créditos en materias de Sanidad Vegetal, examinemos en las líneas siguientes qué titulaciones universitarias españolas actuales tienen ese mínimo requerido en sus planes de estudio.