La mancha foliar, causada por Mycosphaerella nawae, es la principal enfermedad fúngica del caqui en España. Este patógeno estaba restringido a las zonas húmedas de Japón y Corea, pero ha conseguido adaptarse perfectamente a las condiciones semi-áridas de la cuenca mediterránea. Actualmente, el control económico de la mancha foliar del caqui requiere de la aplicación de tratamientos fungicidas. El Decreto 1311/2012, para el uso sostenible de los productos fitosanitarios, establece la necesidad de optimizar la eficiencia de las actuales estrategias de tratamientos fungicidas, empleando para ello sistemas de ayuda en la toma de decisiones. En este artículo se presenta de forma resumida un modelo para estimar la disponibilidad de inóculo de M. nawae en la hojarasca a partir de datos meteorológicos. Con este sistema de ayuda es posible determinar el período crítico de infección y programar adecuadamente los tratamientos fungicidas.

Aunque la presencia del caqui en España se remonta al siglo XVI (Giordani, 2003), su cultivo intensivo es relativamente reciente. La superficie dedicada a este frutal ha aumentado de forma significativa durante los últimos años, especialmente en las zonas costeras de la provincia de Valencia, donde ha pasado de tan solo 2.000 ha en el año 2002 a más de 13.000 ha y 150.000 toneladas en la actualidad. Para el año 2020 se prevé una producción de más de 645.000 toneladas, que situará a España como segundo productor mundial de caqui (Perucho, 2015).