El cultivo de aguacate en España comenzó a adquirir importancia en la década de los 70 (Calatrava, 1982) y actualmente está muy extendido, principalmente en el litoral andaluz y las Islas Canarias. Su superficie en 2013 era de 10.800 hectáreas, con una producción de 69.000 toneladas, de las cuales se exportaron alrededor de un 85%, principalmente a países europeos (FAOSTAT, 2016). Los problemas fitosanitarios más importantes que presenta este cultivo en España están relacionados con enfermedades que afectan a la raíz del árbol. Entre ellas destaca la podredumbre radicular causada por Phytophthora cinnamomi Rands, que está considerado como el patógeno de mayor importancia en este cultivo a nivel mundial (Zentmyer, 1980).

Descripción de la enfermedad

Esta enfermedad expresa como síntomas primarios una podredumbre de raíces como consecuencia de su infección por el patógeno P. cinnamomi apareciendo las pequeñas raíces alimenticias del árbol ennegrecidas y quebradizas. El árbol presenta un decaimiento progresivo que puede durar varios años, comenzando con la pérdida de las hojas superiores en la copa del árbol y la caída progresiva del follaje hasta la base del mismo; con un tamaño de hojas más pequeño de lo normal al igual que sus frutos y una alta producción antes de su muerte (Figura 1). En España (Málaga y Granada) el 40% de las plantaciones sintomáticas están infestadas por P. cinnamomi (Pérez-Jiménez y col., 2005). Phytophthora cinnamomi pertenece al Reino Chromista; Phylum Oomycota; Orden Peronosporales; Familia Peronosporaceae; Género Phytophthora. Presenta un crecimiento micelial tipo roseta o camelia en medio de cultivo patata dextrosa agar (PDA). Es de aspecto coraloide con frecuentes nódulos redondeados y diámetro de hifa de 8 ? (Figura 2). Las clamidosporas son mayoritariamente terminales y rara vez intercalares en las hifas, globosas a piriforme y con un dia?metro de 31-50 ? (Newhook y col., 1978).