Desde la época romana hasta nuestros tiempos muchas cosas han cambiado si pensamos en viticultura: variedades, forma de plantación, sistemas de conducción, modo de cultivo, herramientas utilizadas, etc. Sin embargo hay algo que no ha cambiado en todo este tiempo: la especie con la que trabajamos, la Vitis vinífera, L., planta leñosa, trepadora en su hábitat natural a la que hemos domesticado a través de la poda. Todos los autores que han escrito sobre viticultura desde la Antigüedad han detallado cómo podar los viñedos para respetar la planta y reducir el riesgo de infecciones y enfermedades, principios estos que parece hemos olvidado en estos tiempos de ?viticultura low cost?. De ahí la necesidad que tenemos los viticultores y técnicos de reaprender a podar.

INTRODUCCIÓN

Columela en su obra ?Los doce libros de Agricultura? dedica el tercero y cuarto volumen a hablar de la vid, de quien dice "la anteponemos justamente a todas las plantas, tanto por la dulzura de su fruto, como por la facilidad con que corresponde al cuidado de los mortales", lo que confirma aquello que es sabido, la importancia que la vid y el vino tuvieron en época del Imperio romano. El capítulo XXIII del libro cuarto se titula ?Cómo se han de podar las viñas? y en él detalla con todo lujo de detalles los principios que rigen la poda de la vid, cuál es la época recomendada para podar, cómo ha de realizarse correctamente y cómo evitar infecciones protegiendo las heridas. Toda una lección de viticultura que hoy en día impresiona leer al comprobar que no ha perdido vigencia alguna. De hecho, todos los autores posteriores hasta nuestros días se basan de un modo u otro en la obra del escritor agronómico romano nacido en la Bética, en Gades, la actual ciudad de Cádiz. La poda es la principal herramienta para controlar y regular tanto vegetativamente como productivamente la cepa. Permite mantener una estructura física determinada y un buen flujo vascular y está demostrado que una buena gestión de la poda permite reducir las contaminaciones de hongos causantes de las enfermedades de la madera (Luque y col., 2014). Como es sabido la poda está compuesta por una serie de operaciones que se realizan sobre el viñedo, distinguiendo entre en seco y en verde en función de la época de año en la que se ejecutan. Este artículo está centrado en la poda en seco, por ser la operación más relevante en manos del viticultor para ayudar a prolongar la vida de los viñedos. Antes de hablar de cómo podar se comentan una serie de conceptos clave para entender el modo correcto de realizar la operación de la poda de la vid.