La telaraña del champiñón es una enfermedad de origen fúngico catalogada entre las más comunes y dañinas del cultivo a nivel mundial (Fletcher y Gaze, 2008). Su presencia en cultivos comerciales genera pérdidas de producción, tanto cuantitativas como cualitativas. Es una patología común en España aunque históricamente no había generado problemas de importancia. Sin embargo, en los últimos años (desde 2008) se observó un aumento de la incidencia y severidad de la infección, provocando mermas de rendimiento y preocupación en el sector productivo de Castilla La Mancha y La Rioja (principales regiones productoras de champiñón).

Con el objetivo de generar conocimiento para combatir y minimizar las pérdidas provocadas por esta enfermedad, desde el Centro de Investigación, Experimentación y Servicios del Champiñón (CIES) se han realizado diversos trabajos de investigación a través de proyectos nacionales financiados por INIA con fondos FEDER (RTA2010-00011-C02 y E-RTA2014-00004-C02). J. Carrasco realizó un contrato predoctoral FPI-INIA cofinanciado por el Fondo Social Europeo. Antecedentes y justificación El aumento de brotes de enfermedad en cultivos españoles de champiñón así como la severidad de los mismos ha motivado un estudio en campo con el objetivo de aportar una perspectiva global sobre el impacto de la enfermedad en los cultivos comerciales.

Cladobotryum dendroides era la especie históricamente identificada como agente causal de la telaraña en España, aunque son varias las especies del género Cladobotryum asociadas con la enfermedad (Grogan y Gaze, 2000). En los últimos años, coincidiendo con el repunte de la patología, en la comarca productora castellanomanchega se ha producido un tránsito progresivo desde los materiales de cobertura tradicionales, de base mineral, hacia materiales tipo turba. En este sentido, se ha evaluado la respuesta agronómica