De las plantas cultivadas por el hombre, posiblemente sean las especies leñosas y particularmente los frutales, los que mayor dependencia tienen de las condiciones climáticas, especialmente de la temperatura del entorno donde se cultivan. Dos tipos de factores condicionan el cultivo frutal, los relacionados con el manejo del cultivo, agua y nutrientes principalmente y los ambientales, luz y temperatura. Los árboles frutales realizan su ciclo productivo en 2 años, siendo las temperaturas invernales y las de la primavera y verano las que pueden condicionan la productividad y calidad de los frutos. Así durante el invierno es necesario y conveniente que haga frío, ya que todos los frutales lo necesitan para que se produzca el cese del crecimiento o parada vegetativa. Además durante la primavera se deben registrar adecuadas temperaturas para los procesos fisiológicos de fotosíntesis (durante el día) y respiración (en la noche), garantizando de esta forma que el árbol pueda expresar su máxima productividad y sean eficaces las técnicas culturales que se le apliquen.

Este trabajo pretende aportar datos e información de los aspectos del árbol y la producción frutal que pueden resultar afectados por la modificación del clima, principalmente por los cambios en las temperaturas.