El psílido asiático de los cítricos, Diaphorina citri, es una plaga importante que daña los cítricos en todo el mundo debido a su capacidad para transmitir las bacterias asociadas con la enfermedad del huanglongbing. D. citri utiliza señales visuales y olfativas para localizar sus plantas huésped; sin embargo, de las dos señales, la visual parece ser la más importante. El caolín es un mineral blanco no abrasivo de grano fino que al ser pulverizado sobre las plantas forma una película de partículas que interfiere en el reconocimiento del huésped por parte del insecto. Así, el propósito de nuestro estudio ha sido evaluar el efecto del caolín sobre la capacidad de D. citri para localizar plantas huésped en condiciones de campo. El estudio se ha realizado en un naranjal dulce de 1,5 años durante la temporada de verano en dos situaciones diferentes: en ausencia (un experimento) y con presencia de brotes jóvenes (dos experimentos). En todos los experimentos, se ha pulverizado una formulación de caolín procesada en polvo humectable (Tessenderlo Kerley, Inc./NovaSource) en dos momentos diferentes, 10 días y 4 horas antes de liberar psílidos, al 3% w/v, respectivamente. Se han marcado los psílidos adultos (de entre 10 a 15 días de edad) con polvo fluorescente y se han realizado valoraciones (número de psílidos/planta) en diferentes períodos tras la suelta. En todos estos períodos, la capacidad de localización de plantas de D. citri se ha visto claramente interrumpida en las parcelas en las que se había aplicado caolín. La valoración final refleja que el tratamiento con caolín produce una reducción general del 94% de psílidos por planta, frente a las parcelas sin tratar. Además, el caolín reduce la propagación de D. citri. Se extrae de nuestros resultados que el caolín podría ser una estrategia valiosa en el manejo de D. citri en los bordes de los huertos de cítricos.

Comprar Revista 291 AGOSTO-SEPTIEMBRE 2017