Mycosphaerella nawae es el agente causal de la mancha foliar del caqui. El control de esta enfermedad se basa en tratamientos preventivos en primavera con diferentes materias activas, entre las que figuran mancozeb y piraclostrobin. A partir del mes de octubre de 2015 se recogieron hojas de caqui con síntomas de la enfermedad, procedentes de diferentes localizaciones geográficas en la Comunidad Valenciana y representativas de diferentes situaciones de tratamiento en campañas de cultivo anteriores. Mediante técnicas de aislamiento fúngico se obtuvo una colección de aislados del hongo. En este trabajo se evaluó la eficacia de las materias activas mancozeb y piraclostrobin sobre la inhibición del crecimiento miceliar de M. nawae, comparando la sensibilidad del conjunto de aislados actuales con aislados obtenidos en el primer año de la aparición de la enfermedad (2008).

Mycosphaerella nawae es el agente causal de la mancha foliar del caqui. El control de esta enfermedad se basa en tratamientos preventivos en primavera con diferentes materias activas, entre las que figuran mancozeb y piraclostrobin. A partir del mes de octubre de 2015 se recogieron hojas de caqui con síntomas de la enfermedad, procedentes de diferentes localizaciones geográficas en la Comunidad Valenciana y representativas de diferentes situaciones de tratamiento en campañas de cultivo anteriores. Mediante técnicas de aislamiento fúngico se obtuvo una colección de aislados del hongo. En este trabajo se evaluó la eficacia de las materias activas mancozeb y piraclostrobin sobre la inhibición del crecimiento miceliar de M. nawae, comparando la sensibilidad del conjunto de aislados actuales con aislados obtenidos en el primer año de la aparición de la enfermedad (2008).

Para ello, se prepararon placas de medio de cultivo PDA toxificadas con cada uno de los fungicidas a concentraciones discriminantes (CE50) de las materias activas: 27 ppm (mancozeb) y 1,5 ppm (piraclostrobin). Las placas se incubaron durante un mes a 25ºC, evaluándose al final de este período el porcentaje de crecimiento respecto al control no toxificado. En el caso de la materia activa piraclostrobin, se utilizaron cebadores específicos para buscar mutaciones puntuales del gen citocromo b (G143A), que se asocian a la resistencia al grupo de los fungicidas Quinone outside Inhibitors (QoI). Todos los aislados estudiados se mostraron sensibles a ambas materias activas y, además, no se detectaron mutaciones en el gen citocromo b.

Comprar Revista 294 DICIEMBRE 2017