El papel de las hormigas en la protección de cultivos es controvertido. Por un lado, las hormigas actúan como depredadoras y protegen las plantas de los herbívoros. Por otro lado, debido a su mutualismo con plagas productoras de melaza, las hormigas pueden incrementar el daño a las plantas. Es por ello que, a menudo, se necesitan medidas para el control de las hormigas, como el empleo de barreras físicas o cebos con insecticidas, para excluirlas del cultivo. Al hacerlo, sin embargo, se excluyen sus efectos negativos pero también se pierden los beneficios por su acción depredadora. En los presentes estudios se probó el suministro de azúcares como un método novedoso para el manejo de las hormigas.

El objetivo fue mantener a las hormigas y su acción beneficiosa en el cultivo, pero a la vez alterar su mutualismo con las plagas productoras de melaza atrayéndolas al azúcar. El suministro de azúcares consiguió alterar la asociación entre hormigas y pulgones o pseudocóccidos en los cultivos de cítricos y uva de mesa. Se registraron menos hormigas en las colonias de los pulgones o pseudocóccidos en el tratamiento con azúcares con respecto al control. Cabe destacar que el tamaño de las colonias de los pulgones y de los pseudocóccidos fue significativamente reducido cuando se suministraron azúcares. Por último, los azúcares tuvieron un efecto positivo sobre la abundancia y eficacia de los enemigos naturales de las plagas. Con todo ello se llegó a la conclusión de que el suministro de azúcares es un método eficaz para el manejo sostenible de las hormigas.

Comprar Revista 298 ABRIL 2018