La comercialización de maquinaria agrícola en la Unión Europea está condicionada por tres marcos legislativos diferentes –seguridad laboral, seguridad vial y protección medioambiental– que alteran en gran medida las condiciones generales del mercado. En el caso de la maquinaria para la protección de cultivos, la regulación del mercado no sólo está afectando a la oferta, sino que está modificando la demanda al haber introducido por primera vez requisitos con aplicación retroactiva, que no existen en otros tipos de máquinas.

Antes de empezar a analizar los efectos de la legislación medioambiental en el mercado de la maquinaria para la protección de cultivos, debemos diferenciar los requisitos incluidos en el antiguo enfoque y en el nuevo enfoque de la legislación europea, ya que van a determinar el grado de cumplimiento real en el mercado. Las legislaciones del antiguo enfoque se aplican esencialmente a la seguridad vial, considerando las máquinas como vehículos cuando circulan por las vías públicas (se excluyen de este enfoque las máquinas suspendidas del enganche tripuntal del tractor). Según este enfoque, los fabricantes homologan las máquinas en laboratorios externos, que se encargan de verificar que se cumplen los requisitos establecidos en la legislación. En este procedimiento, es complicado, aunque no imposible, comercializar las máquinas no conformes con los requisitos de seguridad vial.

Es más sencillo analizar los efectos de estos tipos de legislaciones, ya que un elevado porcentaje de las máquinas cumple los requisitos y por lo tanto se pueden estimar las variaciones de costes medios y compararlos con la evolución del mercado de máquinas nuevas y usadas. Sin embargo, si no se puede garantizar que las máquinas cumplen los requisitos, entonces no es posible determinar los efectos reales de las medidas políticas.

Comprar Revista 300 JUNIO/JULIO 2018