Investigadores del IVIA participan, junto con diversos centros e instituciones europeos, en el proyecto ‘Smart monitoring of airborne plant pathogens’, cofinanciado por la European Food Safety Autority (EFSA), que pretende desarrollar métodos de detección precoz de la mancha negra de los cítricos y otras enfermedades.

 

El instituto valenciano acogió la semana pasada una jornada científica y un encuentro entre las instituciones involucradas en el proyecto con técnicos del sector citrícola para dar a conocer esta iniciativa.

Además del IVIA, en este proyecto participan FERA (Agencia Científica de Alimentación y Medio Ambiente del Reino Unido), la Universidad de Newcastle (Reino Unido), el National Institute of Biology (Eslovenia), La Fondazione Edmund Mach (Italia), la Plant Biotechnology Centre (Malta), el Benaki Phytopathological Institute (Grecia) y el Council for Agricultural Research and Economics (Italia). Además, han asistido a la jornada representantes de la a Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos (EFSA) y de la Dirección General de Salud y Seguridad Alimentaria de la Comisión Europea.

La mancha negra es una peligrosa enfermedad de cuarentena, causada por el hongo Phyllosticta citricarpa, que causa graves manchas en la piel de los frutos, hasta el punto de imposibilitar su comercialización. No afecta todavía a la citricultura europea, aunque se encuentra cada vez más cerca: en marzo y abril, los controles fronterizos interceptaron cargamentos de cítricos procedentes de Túnez con presencia de este hongo.