Una nueva plaga, el trips de la orquídea (Chaetanaphotrips orchidi), se extiende velozmente por el territorio citrícola de la Comunidad Valenciana, tal como se ha confirmado durante una jornada organizada por la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y CaixaBank para analizar las dimensiones del problema y las posibles medidas para atajarlo. En la jornada intervinieron el jefe de Sanidad Vegetal de la Generalitat, Vicente Dalmau, el investigador del IVIA Alejandro Tena, y Cristina Navarro, de Elytra Agroscience Service.

En 2016 se detectó este insecto, originario de zonas tropicales, en Alcanar (Taragona), y en 2017 apareció en algunas comarcas valencianas. Pero en apenas un año se ha extendido por muchas comarcas citrícolas: L'Horta Sud, La Safor, La Ribera Baixa y Alta (Valencia), La Marina Baixa y La Marina Alta (Alicante) y el Baix Maestrat (Castellón).

Vicente Dalmau explicó que la conselleria de Agricultura ha puesto en marcha un sistema de monitoreo para concretar el alcance y el nivel de incidencia de este insecto polífago que ataca a los cítricos, pero que también puede causar daños en otras especies vegetales. Los resultados de ese estudio sobre parcelas infectadas por el trips revelan grados de afección sobre la cosecha muy variables, si bien en los casos más extremos pueden alcanzar incluso al 70% de la cosecha. No se considera plaga de cuarentena en la UE ni en la EPPO, y su presencia en Europa se debe a la múltiples introducciones en plantas de invernadero (en España, asociada al cultivo de Anthurium).

Este insecto, también llamado trips del bronceado de los cítricos, se hospeda fundamentalmente en las naranjas y sobre todo en las variedades de Navelina y Lane Late, provoca manchas y lesiones muy apreciables en la piel de los frutos, dejándolos inservibles para su comercialización en fresco, de tal manera que la única salida que encuentran es, en el mejor de los casos, su envío a la industria para transformarlos en zumo. “El ataque de este trips no mata al fruto, pero sí causa daños estéticos que deprecian su valor comercial”, señaló Cristina Navarro.

Se trata de una especie muy polífaga. En cítricos, además de España, se ha constatado su presencia en Argentina, California y Florida (Estados Unidos). Alejandro Tena admitió que hay un gran desconocimiento sobre esta plaga y los métodos más efectivos para combatirla. De los pocos estudios realizados hasta la fecha, algunos se contradicen entre sí y datan de los años noventa, midiendo la eficacia de insecticidas que en la actualidad ya no están autorizados. Lo que sí se conoce es que naranjas, pomelos y limones son más sensibles a esta plaga que clementinas e híbridos, que el mayor porcentaje de daño se produce en la parte baja del árbol, que existe una gran variabilidad entre parcelas afectadas y que son posibles las reinfestaciones provinientes de otras plantas.

Precisamente, para paliar esta escasez de conocimiento, la Unidad de Entomología del Centro de Protección Vegetal y Biotecnología del IVIA puso en marcha recientemente un proyecto de investigación cuyos objetivos principales son, según resumió Tena, estudiar la dinámica poblacional de Chaetanaphotrips orchidi y los daños que produce, identificar sus enemigos naturales y realizar ensayos para determinar la eficacia de los productos autorizados para trips. Tena destacó la amplia variedad de depredadores de trips en cítricos, de Anthocoris sp y scolothrips sp a fitoseidos y Pilophorus, un depredador cuyo potencial en el trips de la orquídea está estudiando el IVIA.

La Conselleria está realizando ensayos de eficacia de productos fitosanitarios autorizados en cítricos y otros autorizados para trips en otros cultivos. También está realizando un ensayo de estrategia para comprobar si el momento y productos utilizados para el control del piojo rojo pudieran ser eficaces para el trips de la orquídea y así optimizar los tratamientos. Asimismo, Sanidad Vegetal está estudiando el establecimiento de sistemas de lucha biológica mediante la introducción de posibles depredadores del trips de la orquídea. Dalmau aconsejó a los agricultores, como estrategia de control, observar un centenar de frutos en la parte baja del árbol y actuar con insecticidas si hay al menos un 5% de frutos con trips o se observan daños y presencia de la plaga. En cítricos, sólo hay tres materias activas autorizadas para el control de trips: Spirotetamat, TAU Fluvalinato, Metil-clorpirifos. Tena recomendó utilizar “productos respetuosos con los depredadores naturales”.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, solicitó la máxima implicación de la Conselleria de Agricultura. “Sabemos que ya se han puesto manos a la obra, pero estamos ante un problema serio que va en aumento y que puede ocasionar graves pérdidas en la citricultura. Todavía quedan muchas incógnitas por despejar, hasta el punto de que ni siquiera contamos con procedimientos suficientemente claros y definidos para poder combatir este peligro con éxito”. Por su parte, la directora de banca Retail de CaixaBank en la Comunitat Valenciana, María Dolores Petit, destacó que la referida entidad “apuesta por el valor estratégico del sector agroalimentario valenciano y ese compromiso se concreta a través de AgroBank, donde ofrecemos a los agricultores la gama más completa de productos y servicios financieros, al tiempo que participamos en la organización de jornadas como esta que son de gran utilidad para el sector”.

Imagen: José Catalán (IVIA).