BASF ha comenzado el registro a nivel global de una nueva materia activa, el insecticida Axalion™, respetuoso con el medio ambiente. La compañía ha presentado los dossiers regulatorios en Australia y Corea, y este año tien previsto hacerlo en la Unión Europea, Brasil e India.

Axalion™ representa a una nueva clase química descubierta por BASF. Gracias a su nuevo modo de acción y su capacidad para distribuirse dentro de la planta, este insecticida ofrecerá a los agricultores un control altamente eficaz de muchas plagas problemáticas causadas por trips, mosca blanca, pulgones y áfidos. Axalion™ controla rápidamente las plagas, impidiendo que los insectos se alimenten. Esto reduce la pérdida de nutrientes para la planta y además impide que la plaga transmita enfermedades, lo cual se traduce en plantas más sanas y cosechas con mejor rendimiento y de gran calidad. Ensayos llevados a cabo por BASF han demostrado que los usos propuestos para Axalion™ son seguros para el medio ambiente, tanto a nivel del suelo, como para los organismos acuáticos, así como para los insectos, inclusive los polinizadores, y las aves. “El descubrimiento y desarrollo de la nueva materia activa Axalion™ reafirma nuestro compromiso en ofrecer a los agricultores soluciones sostenibles que les ayuden a encontrar el equilibrio entre la productividad agrícola, la protección del medio ambiente y las necesidades de la sociedad”, comenta Harold Bastiaans, vicepresidente del Departamento de Investigación Insecticida de la División de Soluciones Agrícolas de BASF. “Axalion™ es un insecticida eficaz contra plagas que son dañinas para los cultivos. Al mismo tiempo esta materia activa es altamente compatible con los insectos auxiliares, inclusive los polinizadores, y representa otro ejemplo de cómo podemos integrar con éxito los criterios de sostenibilidad en todo nuestro proceso de investigación y desarrollo”, añade.

“Con este nuevo insecticida, desarrollado conjuntamente con nuestros clientes, podemos dar respuestas a lo que son realmente retos para el agricultor: la necesidad de disponer de soluciones eficaces, implementar modelos respetuosos con el medio ambiente y gestionar eficazmente las resistencias”, afirma Neil Bentley, vicepresidente del Departamento de Marketing Estratégico para Insecticidas de la División de Soluciones Agrícolas de BASF a nivel global. “Gracias a sus resultados sólidos y fiables, Axalion™ se convertirá en una herramienta esencial en la lucha integrada contra las plagas para los agricultores de todo el mundo. Les ayudará a proteger con éxito sus cultivos mientras alargará la vida útil de las soluciones ya disponibles, lo que permitirá llevar a cabo programas de gestión de plagas completos”.

Axalion™ estará registrado en un amplio abanico de cultivos hortícolas y para frutales, inclusive viña y patata, así como en soja y otras legumbres, algodón y cereales. El insecticida también estará disponible para flores y plantas ornamentales. Dependiendo de los registros pertinentes, los expertos de BASF prevén lanzar los primeros productos a base de Axalion™ en 2023 en Australia y Corea, y en 2024 en India. La introducción en el mercado Europeo se prevé para 2026. “Aunque tendremos que esperar unos años para poder disponer de esta nueva y valiosa herramienta en España, con esta noticia queremos inyectar optimismo en los ánimos de nuestros agricultores en un momento en que se limita el uso de varios productos fitosanitarios y destacar una vez más nuestro compromiso en ofrecer soluciones innovadoras y sostenibles para la agricultura española”, remarca Konstantin Kretschun, el recién nombrado responsable del negocio Agro de BASF en España. “Además, nos parece importante recalcar, por un lado, lo largo y extenso que es el proceso de desarrollo y registro de una nueva materia activa, que antes de ser comercializada está sometida a muchas pruebas y estudios, así como controles y autorizaciones. Por otro lado, este proceso tan largo pone de manifiesto la importancia y la necesidad de hacer un uso adecuado de los productos fitosanitarios, para que sigan siendo eficaces a largo plazo y sostenibles para el medio ambiente”.