SPOTLIGHT Plus® es la nueva herramienta en base a Carfentrazona-etil, autorizado para el control de rebrotes y malas hierbas en cultivos leñosos (avellano, ciruelo, cítricos, kiwi, manzano, melocotonero, olivo, peral y vid), entre otros usos. El control de rebrotes es una práctica habitual en muchas zonas vitícolas de España y SPOTLIGHT Plus® permite ahorrar costes en el cultivo al poder hacer esta labor de forma más eficaz y segura para el cultivo.

La poda consiste en la eliminación parcial o total de partes vivas de la planta con el fin de modificar el hábito de crecimiento natural. Las operaciones de poda pueden ser: poda en seco, o poda de invierno, que se realiza durante el reposo vegetativo; poda en verde, o poda de verano, que se practica sobre la vid en plena vegetación. La poda en verde complementa la poda de invierno y asegura un mejor equilibrio entre la parte vegetativa y los órganos productivos. Entre ellas se incluye la supresión de brotes y pámpanos que salen del tronco o de los brazos, chupones que salen del patrón, despuente, eliminación de los nietos, deshojado en la época de maduración, aclareo o eliminación de algunos frutos, etc.

La primera operación que se realiza en primavera, en crecimiento activo de la vid y fuera del periodo de heladas es suprimir todos los brotes jóvenes inútiles que surgen en los brazos, el tronco o el patrón. La acción de eliminarlos se conoce con diversas denominaciones regionales: espergurado, despampanado, desforrocinado, etc. La vid, así como otras especies leñosas, tienden a producir abundante brotación en la parte baja de los troncos. Ésta nace en la madera vieja, ya sea por una gran cantidad de reservas disponibles para las yemas existentes o bien por la exposición directa a la luz, factor muy importante para estimular la brotación, junto con la temperatura. El número y vigor dependen de la variedad y de la propia planta. Son fáciles de identificar ya que crecen siempre en sentido vertical, se hacen muy largos y la distancia entre los nudos es superior a la habitual. Salvo excepciones, deben ser eliminados, puesto que restan nutrientes a la planta, mermando la producción. Los brotes de madera vieja raramente son fértiles, por lo tanto, estos rebrotes no van a servir para la cosecha. Durante el periodo de formación de las plantas jóvenes, es importante eliminarlos para evitar heridas en la poda invernal, acelerar la formación de la estructura de la planta y evitar competencias innecesarias favoreciendo así un desarrollo adecuado del principal.