Los vehículos aéreos no tripulados (UAV) o drones son capaces de generar imágenes de alta resolución cuyo análisis presenta múltiples aplicaciones en viticultura destacando en particular la detección de malas hierbas. El presente artículo describe los pasos necesarios para obtener mapas de Cynodon dactylon (grama), una mala hierba perenne de difícil control que suele infestar tanto viñas en producción ecológica como no ecológica, tengan o no cubiertas vegetales. Las imágenes-UAV se adquirieron sobre 3 parcelas de viñedo y se analizaron mediante técnicas basadas en objetos (OBIA). Los resultados permitieron cartografiar las hileras de cepas, el suelo desnudo, la superficie ocupada por la cubierta vegetal presente entre calles y los rodales de grama.

INTRODUCCIÓN

Los reglamentos vigentes (Directiva 2009/128/CE; Reglamento CE 1107/2009), RD 1311/2012) para un ?Uso Sostenible de Fitosanitarios? destacan el fomento del bajo consumo (reducción de las aplicaciones) y la utilización de dosis adecuadas y ajustadas a la superficie a tratar. En el caso del cultivo de la vid, el manejo localizado de malas hierbas consiste en realizar un control adaptado a la variabilidad espacio-temporal de las infestaciones existentes en el contexto de una viticultura de precisión. Para realizar una aplicación localizada de herbicidas (o de otras medidas de control) es necesario generar mapas georreferenciados de las malas hierbas infestantes y transferir su posición geográfica a la maquinaria de tratamiento de precisión dotada de GPS para planificar la toma de decisiones, respondiendo así a las preguntas dónde, qué, cuánto y cuándo aplicar. Las técnicas de teledetección aplicadas a imágenes-UAV tienen mucho potencial en viticultura gracias a la elevada resolución de las imágenes que generan los UAV y a la posibilidad de adquirirlas en momentos críticos del cultivo. El sector vitivinícola recomienda el uso de cubiertas vegetales compuestas generalmente por gramíneas para proteger el suelo contra la erosión, mejorar su estructura y oxigenación y aumentar la materia orgánica así como para equilibrar el vigor y rendimiento de la viña, resultando en un aumento en la calidad de la cosecha. No obstante, en los últimos años se ha constatado el aumento progresivo de las infestaciones de la mala hierba Cynodon dactylon (L.) o grama, tanto en las cubiertas naturales como en las sembradas y en viñedo en producción ecológica como en no ecológica. Es una mala hierba perenne muy competitiva que está latente (parada vegetativa) en invierno y cuyo desarrollo es principalmente en verano por estolones rastreros y rizomas subterráneos. Ello hace que sea de difícil manejo ya que no responde a la siega de las cubiertas, lo cual dificulta su control en viñedo ecológico y, además, al tratarse de una planta de verano incide en la disponibilidad de agua del cultivo (Valencia y col., 2015). En viña ecológica, la grama se suele controlar practicando pases frecuentes de intercepas bajo las cepas y a menudo también se realizan labores. En viñedo no ecológico, la infestación de grama se trata con glifosato en primavera (generalmente de abril a junio) aunque, a partir del envero (finales de primavera) y con el fin de evitar toxicidad en la viña, en lugar de glifosato se puede sustituir por glufosinato. En ambos tipos de viñedo se pasa la picadora para segar las cubiertas cada cierto tiempo