Los hongos entomopatógenos, en especial los ascomicetos mitospóricos, son un importante componente de la microbiota del olivar, tanto edáfico como de la planta e incluso la flora arvense, por lo que contribuyen a la regulación de las poblaciones de algunos fitófagos de este importante cultivo mediterráneo. En este trabajo se presentan los principales resultados de las investigaciones del Grupo AGR 163 “Entomología Agrícola” durante los últimos años sobre el empleo de estos hongos para el control de plagas del olivar, con especial importancia para la mosca del olivo, donde se ha desarrollado un método sostenible de control biológico que persigue la reducción de la población de adultos de primavera mediante la aplicación del hongo Metarhizium brunneum al suelo, debajo de la copa del árbol, cuando las larvas de tercera edad abandonan el fruto para pupar.

Los hongos entomopatógenos, en especial los ascomicetos mitospóricos, son un importante componente de la microbiota del olivar, tanto edáfico como de la planta e incluso la flora arvense, por lo que contribuyen a la regulación de las poblaciones de algunos fitófagos de este importante cultivo mediterráneo. En este trabajo se presentan los principales resultados de las investigaciones del Grupo AGR 163 “Entomología Agrícola” durante los últimos años sobre el empleo de estos hongos para el control de plagas del olivar, con especial importancia para la mosca del olivo, donde se ha desarrollado un método sostenible de control biológico que persigue la reducción de la población de adultos de primavera mediante la aplicación del hongo Metarhizium brunneum al suelo, debajo de la copa del árbol, cuando las larvas de tercera edad abandonan el fruto para pupar.

El conjunto de especies de insectos fitófagos que utilizan el olivo como fuente de alimentación, lugar de desarrollo, o ambas funciones, es importante; polífagas u oligófagas y un pequeño pero temible grupo de especies monófagas que representan una gran amenaza para el cultivo y su medio (De Andrés, 2001; Tzanakakis, 2006). La parte cosechable del cultivo es el fruto que se destina a la producción de aceite o al aderezo para su consumo en verde, por lo que su defensa es clave para garantizar la calidad del producto cosechado y la del aceite que se obtiene con el mismo. Aunque el fruto es atacado por al menos una docena de insectos, la especie que supone la mayor amenaza para el mismo en toda su área de extensión es el díptero tefrítido Bactrocera oleae(Rossi.) (Diptera; Tephritidae), porque junto a la reducción en rendimiento unitario de producción se unen las pérdidas críticas en calidad del aceite proveniente de aceitunas ‘picadas’, que pueden alcanzar el 80% del valor del aceite en algunas variedades.

Comprar Revista 293 NOVIEMBRE 2017