La consecución de este proyecto permitirá definir en las diferentes zonas olivícolas de Cataluña los métodos más adecuados de control de Bactrocera oleae, la mosca del olivo, y hasta dónde son satisfactorios. El resultado previsto según estas actuaciones es la puesta a punto de estrategias de control de esta plaga, minimizando el uso de productos fitosanitarios aplicados en las variedades más difundidas de las cinco zonas con Denominación de Origen (DOP) de aceite de Cataluña.

El presente proyecto está financiado mediante ayudas FEADER, de acuerdo con las ayudas a la cooperación y a la innovación a través de la creación de grupos operativos de la Asociación Europea para la Innovación en materia de productividad y sostenibilidad agrícolas y regulado por la ORDEN ARP / 258/2015. Operación del PDR (Medida 01/10/01 del Programa de Desarrollo Rural de Cataluña desde 2014 hasta 2020) y está liderado por la entidad Agrícola del Camp Santa Bárbara SCCL. Cuenta además como miembros beneficiarios con Agrícola Sant Isidre de la Fatarella, Empordàlia SCCL, Unió Corporació Alimentaria y Fruits Secs Les Garrigues. La coordinación del Grupo Operativo la lleva a cabo Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña y cuenta como Centro de Investigación con el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA).

Actualmente, las estrategias de control de Bactrocera oleae, la mosca del olivo, se basan en la aplicación de insecticidas de síntesis, especialmente en tratamientos aéreos. En Cataluña, estos últimos tienen carácter excepcional desde junio de 2015 (AAM/191/2015 del DOGC). Sin embargo, existen métodos alternativos de control de la mosca del olivo, que están en diferentes fases de desarrollo y aplicación, que ofrecen una eficacia variable dependiendo de muchos factores, que incluyen la susceptibilidad varietal, las técnicas culturales (gestión del riego y de la cubierta vegetal y setos verdes), la presión química y las características edafoclimáticas de la zona.

Comprar Revista 293 NOVIEMBRE 2017