Los efectos de la aplicación de plaguicidas convencionales han sido frecuente objeto de atención por parte de científicos, técnicos y agricultores. Con este estudio se pretende determinar el impacto de los tres principales modalidades de cultivo: régimen convencional, producción integrada y ecológico, sobre los síntomas ocasionados en los olivos por la alimentación del barrenillo del olivo, Phloeotribus scarabaeoides. Los resultados ponen de manifiesto la existencia de notables diferencias en la densidad de los ataques, siendo muy superiores en el olivar convencional, e inferiores en los manejos de producción integrada y ecológico, los cuales no presentaron diferencias entre ellos. Las causas implicadas en estas diferencias se discuten en el trabajo.

La ausencia de consideraciones ecológicas y toxicológicas en los enfoques planteados por la lucha sistemática, propia de enfoques convencionales, hace que, a partir de 1960, la opinión de técnicos y agricultores cuestione lo que hasta entonces había sido admitido -sin reservas- como la única concepción terapéutica posible. Como resultado, se produce una generalizada reacción de técnicos y científicos, sensibilizados por la necesidad de compaginar las consideraciones químicas y económicas, con enfoques ecológicos y toxicológicos.  La F.A.O. (Roma, 1968) acuña el término ‘control integrado de plagas’. En este nuevo planteamiento se propone un uso más racional de los pesticidas mediante el establecimiento del umbral económico de daños, esencial para discernir la necesidad de adoptar la decisión de utilizar la lucha química  (Metclalf y Luckmann, 1990).

No obstante, en los años sesenta comienza a adquirir importancia otro movimiento alternativo, denominado de producción orgánica, biológica o ecológica. Este sistema de cultivo está basado en la utilización óptima de los recursos naturales, excluyendo la participación de productos químicos sintéticos u organismos genéticamente modificados. Su finalidad es la de obtener alimentos orgánicos de alta calidad, y en éste el control de plagas depende casi exclusivamente de la acción entomófaga de los enemigos naturales.

Comprar Revista 293 NOVIEMBRE 2017