El efecto de la aplicación de los pesticidas ha sido frecuente objeto de atención por parte de científicos, técnicos y agricultores. Con esta investigación se propone determinar el impacto de los tres principales modalidades de cultivo: convencional, producción integrada y ecológico, que se diferencian en la mayor o menor dependencia, y en la frecuencia de este tipo de medidas de control, sobre los síntomas provocados por la generación filófaga de Prays oleae (Lep., Praydidae), la cual ha sido seleccionada como un índice de la población invernante de este lepidóptero. Los resultados ponen de manifiesto la existencia de notables diferencias en la densidad de los ataques entre los distintos tipos de manejo, siendo superiores en el olivar ecológico, intermedios en el de producción integrada, y significativamente inferiores en el tradicional. Las causas implicadas en estas diferencias se discuten en el trabajo.

La ausencia de consideraciones ecológicas y toxicológicas en la en los enfoques planteados por la lucha sistemática, propia de enfoques convencionales hace que, a partir de 1960, la opinión de técnicos y agricultores cuestione lo que hasta entonces había sido admitido -sin reservas- como la única concepción terapéutica posible.  Como resultado, se produce una generalizada reacción de técnicos y científicos, sensibilizados por la necesidad de compaginar las consideraciones químicas y económicas, con enfoques ecológicos y toxicológicos.  La F.A.O. (Roma, 1968) acuña el término ‘Control Integrado de plagas’ (C.I.P.). En este nuevo planteamiento, son requisitos imprescindibles el correcto reconocimiento e identificación de las plagas; de su biología; y de las condiciones ecológicas concretas, por lo que requiere de estudios apropiados para la determinación del umbral económico de daños, esencial para discernir la necesidad de adoptar la decisión de utilizar la lucha química  (Metclalf y Luckmann, 1990).

Comprar Revista 293 NOVIEMBRE 2017