La infección temprana por Verticillium dahliae en olivar y la discriminación entre niveles de severidad de la Verticilosis es viable mediante la utilización de imágenes térmicas, multiespectrales e hiperespectrales adquiridas con vehículos aéreos no tripulados a escala de parcela o tripulados a escala de comarca. El indicador relacionado con la temperatura de copa (CWSI), índices de reflectancia (B, BG1, BR1) y la fluorescencia clorofílica (FLD3) se identifican como buenos indicadores para detectar la Verticilosis en etapas tempranas del desarrollo de la enfermedad, mientras que NDVI, PRI515, R/G, HI e índices de estimación de clorofila y carotenos demuestran ser buenos indicadores para la cuantificación de daño moderado o severo causada por Verticilosis, lo que puede ser de utilidad para el diseño de estrategias de control de la Verticilosis a escala de parcela y de comarca.

La infección temprana por Verticillium dahliae en olivar y la discriminación entre niveles de severidad de la Verticilosis es viable mediante la utilización de imágenes térmicas, multiespectrales e hiperespectrales adquiridas con vehículos aéreos no tripulados a escala de parcela o tripulados a escala de comarca. El indicador relacionado con la temperatura de copa (CWSI), índices de reflectancia (B, BG1, BR1) y la fluorescencia clorofílica (FLD3) se identifican como buenos indicadores para detectar la Verticilosis en etapas tempranas del desarrollo de la enfermedad, mientras que NDVI, PRI515, R/G, HI e índices de estimación de clorofila y carotenos demuestran ser buenos indicadores para la cuantificación de daño moderado o severo causada por Verticilosis, lo que puede ser de utilidad para el diseño de estrategias de control de la Verticilosis a escala de parcela y de comarca.

El olivo (Olea europaea L.) es el cultivo leñoso no tropical que ocupa mayor superficie en todo el mundo, con el 95% de la producción mundial localizada en la cuenca mediterránea. España es el país con mayor superficie de olivar del mundo con 2,6 MHa y aproximadamente el 39% de la producción mundial. La Verticilosis, causada por el hongo de suelo Verticillium dahliae Kleb, constituye la principal amenaza para el olivar. Esta enfermedad afecta al olivo en todos los países de tradición olivarera y causa importantes pérdidas de rendimiento y muerte de los árboles (Jiménez-Díaz y col., 2012). Este patógeno coloniza el sistema vascular de la planta, bloqueando el flujo del agua y finalmente induciendo estrés hídrico (Van Alfen, 1989).

Comprar Revista 293 NOVIEMBRE 2017