Seis años después de los cambios introducidos por el Real Decreto 1311/2012 de Uso Sostenible de Productos Fitosanitarios, que especificaba la formación requerida para actuar como asesor en Gestión Integrada de Plagas, consultamos a un grupo de profesionales com amplia experiencia sobre el peso que las materias propias de la Sanidad Vegetal tienen hoy en día en los planes de estudio, la oferta de cursos especializados y sobre cómo mejorar la formación.

El RD 1311/2012 establece que cualquier titulado universitario surgido del Plan Bolonia debe tener un mínimo de 40 créditos ECTS en materias de Producción Vegetal, de los cuales solo 12 deben ser de Sanidad Vegetal como mínimo para ser habilitados como asesores de GIP, lo que motivó que una parte significativa de la profesión en este ámbito –en particular las tres sociedades científicas de Fitopatología, Entomología Aplicada y Malherbología– se movilizara tratando de aumentar esa exigencia mínima.

En esta sección abordamos el tema y proponemos a los participantes que opinen sobre la situación actual y propongan cómo mejorarla. Las cuatro preguntas formuladas son las siguientes:

En la actualidad, ¿es suficiente el peso de las materias propias de la Sanidad Vegetal en los planes de estudio de agrónomos (y montes)?

¿Los titulados de grado están adecuadamente capacitados para ejercer como profesionales con preparación de asesor en centros de investigación, servicios de sanidad vegetal, empresas de productos fitosanitarios, ADV, ATRIAs y similares, asesorías?

¿Cómo se podría mejorar la formación en Sanidad Vegetal en España?, ¿es viable y recomendable un grado de Sanidad Vegetal en España, o sería preferible reforzar las materias de Sanidad Vegetal en los grados actuales?

4. ¿Hay suficiente oferta de formación especializada en Sanidad Vegetal?

Comprar Revista 303 NOVIEMBRE 2018