Los métodos de control de enfermedades que utilizan variedades resistentes se encuentran entre los más efectivos, particularmente cuando se carece de las herramientas terapéuticas necesarias para controlar ciertos patógenos. Es el caso de la bacteria fitopatógena Xylella fastidiosa, que recientemente ha sido asociada a una nueva enfermedad que afecta gravemente al olivo en el sur de Italia: el decaimiento rápido del olivo. Los amplios estudios realizados en el área del brote han revelado que son pocos los cultivares de olivo que sobreviven a las infecciones, incluso si se exponen a una alta presión de inóculo de forma natural. Se ha observado que ciertos árboles de algunos de estos cultivares como, por ejemplo, las variedades de Leccino y de FS17, hospedan poblaciones bacterianas menores y presentan síntomas más leves de desecación, frente a otros cultivares locales como las variedades de Cellina di Nardò y de Ogliarola Salentina, que presentan una tasa alta de susceptibilidad.

En estos cultivares, el progreso de las infecciones ha causado la desecación completa del dosel arbóreo, lo que con frecuencia ha llevado a la muerte de los árboles. Los experimentos de expresión génica han demostrado la probabilidad de que el cultivar de Leccino albergue rasgos genéticos de resistencia a la bacteria; por el contrario, los árboles de cultivares de Ogliarola Salentina son más propensos a sufrir infecciones. Más allá de estas evidencias, se están llevando a cabo importantes programas de detección sistémica o cribado que buscan descubrir la resistencia genética natural a X. fastidiosa en el germoplasma del olivo de diversos orígenes geográficos o en plántulas espontáneas sin síntomas seleccionadas en el área del brote.

Approaches to disease control that depend on resistant varieties are among the most effective, particularly for those pathogens for which therapeutic tools are lacking. It is the case of the plant pathogenic bacterium Xylella fastidiosa, recently associated to a novel disease severely affecting olive trees in southern Italy, the Olive Quick Decline Syndrome (OQDS). Extensive surveys in the outbreak area disclosed that few olive cultivars survived to the infections, although naturally exposed to a high inoculum pressure. Trees of some of these cultivars, i.e. Leccino and FS17@, were found to host lower bacterial population sizes and to show milder symptoms of desiccation compared to other local cultivars as Cellina di Nardò and Ogliarola Salentina, resulting highly susceptible.

Comprar Revista 304 DICIEMBRE 2018