La utilización de productos fitosanitarios (PPFF) de una forma correcta, segura y eficaz es fundamental ya que el uso de PPFF puede suponer riesgos y efectos nocivos e inaceptables para el operario (persona que participa en actividades relacionadas con la mezcla, carga o propia aplicación del producto fitosanitario (PF), o con la limpieza y mantenimiento de equipos; podrán ser profesionales o aficionados), el trabajador (persona que, como parte de su labor profesional, penetra en una zona que ha sido tratada previamente con un PF o manipula cultivos tratados), el circunstante (persona que, por casualidad, se encuentra en una zona donde se está aplicando o se ha aplicado un PF o en un lugar adyacente), el residente (persona que vive, trabaja o visita una entidad cerca de zonas tratadas), el consumidor, el medio ambiente y las especies no objetivo.

En este contexto es importante destacar la figura del Prescriptor Fitosanitario como el técnico competente especializado con amplia formación y capacidad de intervención técnica especializada en sanidad vegetal, con seguro de responsabilidad civil y avalado por un Colegio Profesional. Sería el responsable del diagnóstico de la práctica fitosanitaria a seguir y de la prescripción y receta para la dispensación de los PPFF.  Debería recomendar el programa de control fitosanitario en el marco de un control integrado de plagas, enfermedades y malas hierbas, teniendo en cuenta las alternativas químicas y no químicas disponibles, y recomendando aquellas que representen un menor riesgo. El Prescriptor Fitosanitario sería una figura estratégica y de gran responsabilidad para conseguir el uso sostenible de los PPFF, diagnosticando y determinando el momento óptimo de la aplicación, y recomendando la práctica fitosanitaria y las medidas de mitigación de riesgo aplicables.

Comprar Revista Phytoma 305 - ENERO 2019